Camiseta Retro Feminismo Marido

ELIGE DONDE QUIERES TU DISEÑO

SKU: N/D Categorías: ,

Camiseta Retro Feminismo Marido

Crítica al feminismo radical

Este color combina con todo, menos con mi marido. Habrá que hacer algo

21,99

Limpiar

Camisetas Políticamente Incorrectas

Este diseño es una crítica al feminismo radical, la lucha de sexos y la demonización del hombre que lleva a cabo. 

El feminismo de tercera ola, de cuarta, radical, de género o de cualquier otra forma que se le quiera llamar, establece su relato a partir de la clásica división entre buenos y malos, más concretamente en víctimas y victimarios.

En el relato de la división por género, los buenos (o las buenas) serían todos los sujetos mujeres de la sociedad, los cuales poseen atributos divinos que les impiden hacer el mal. Por el otro lado tenemos a los hombres, malvados por naturaleza, a los cuales hay que deconstruir para alcanzar la igualdad y mejorar nuestra sociedad. Unos son violadores en potencia, y a las otras hay que creerlas sí o sí.

De esta forma los individuos son etiquetados y quedan supeditados al colectivo. No hay personas malas, lo que hay son hombres malos y mujeres buenas. No hay responsabilidad en los individuos, lo que hay son víctimas o culpables. No se estudian las posibles causas del delito para poder solucionarlo, se presupone que la causa se debe al sexo de la víctima para fortalecer el relato. 

Básicamente es la lucha de clases marxista llevada al género, como teorizaron buena parte de las intelectuales feministas de la segunda ola

En Políticamente Incorrecto no estamos de acuerdo con ninguna simplificación de buenos y malos, y ésta no iba a ser diferente. De la misma forma que la lucha de clases terminó por diluirse cuando el capitalismo trajo prosperidad y movilidad social al proletariado, esperamos que la lucha de géneros termine cuando las mujeres que no se sienten identificadas con este movimiento totalitario, que son la mayoría, salgan a defender a sus hijos, maridos, familiares, compañeros o a quienes quieran. Porque si hay sectarios promulgando leyes y enfrentándonos entre nosotros, nos afecta a todos.

Igual que la relación burguesía-proletariado no era un juego de suma cero, la relación entre mujeres y hombres tampoco. El que asesina o viola es un asesino o un violador, independientemente de su sexo. De la misma forma que las mujeres feministas que acuden a las manifestaciones no lamentan el asesinato de otra mujer más de lo que puede hacerlo un hombre.

El color morado ha pasado de ser un color a favor de la igualdad a convertirse en un símbolo vengativo, supremacista, excluyente y maniqueísta.

Este color combina con todo, menos con mi marido. Habrá que hacer algo

Tipo

Frontal, Espalda, Tirantes

Sexo

Hombre, Mujer

Color

Blanca, Negra

Tallas

XS, S, M, L, XL, XXL

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.