Camiseta Retro Feminismo Don´t steal my show

ELIGE DONDE QUIERES TU DISEÑO

SKU: N/D Categorías: ,

Camiseta Retro Feminismo Don´t steal my show

Crítica al Feminismo Radical

Don’t steal my show

21,99

Limpiar

Camisetas Políticamente Incorrectas

Este diseño representa nuestra crítica al feminismo radical y, más concretamente, a cómo se ha apropiado del término feminista para dar mayor autoridad a sus demandas ideológicas. 

El feminismo actual no representa a todas las mujeres. No lo decimos nosotros, lo han señalado las mujeres encuestadas en diferentes estudios nacionales e internacionales que recogemos en nuestra crítica. Y si encima no se hubiesen apropiado del término, ni eso.

Aceptando la interpretación mainstream sobre la evolución etapista del feminismo en diferentes olas, el feminismo contemporáneo se presenta como la sucesora de las olas anteriores. Si bien el origen intelectual del feminismo que sufrimos en la actualidad se encuentra en intelectuales del feminismo marxista o de segunda ola, durante las dos primeras olas sí existía una desigualdad objetiva entre ambos sexos. La mujer quedaba relegada al hombre como si fuese un niño, incapaz de tomar decisiones coherentes y racionales por sí misma teniendo que estar tutelada.

Ante esta vergonzosa situación emergieron las feministas de primera ola, que reivindicaban el papel de mujer en la sociedad y pedían el sufragio femenino, es por ello que se conoce a la primera ola como feminismo sufragista o liberal. Como es lógico, esta corriente se fue extendiendo por los países occidentales hasta conseguir la igualdad de derechos y oportunidades entre ambos sexos ante la ley, porque las mujeres no eran menos que los hombres y merecían tener los mismos derechos. La figura más representativa del sufragio femenino en España es Clara Campoamor.

A partir de esta pequeña contextualización histórica que casi todos conocemos y condenamos, el feminismo contemporáneo, en pleno siglo XXI, está reconduciendo a la sociedad a la peligrosa situación en la que un segmento de la población es superior al otro, ya sea por cuestiones raciales, ideológicas, de género o cualquier otra. Por poner tres ejemplos: se ha roto la igualdad ante la ley por razón de género, se ha terminado con la presunción de inocencia del hombre y se criminaliza al varón por el hecho de serlo, como antiguamente se prejuzgaba a las mujeres. Si el feminismo era la lucha por la igualdad, lo que tenemos hoy es la lucha por obtener privilegios, subvenciones y situar a la mujer por encima del hombre en todos los aspectos de la sociedad. ¿Hembrismo tal vez?

Con todo, el feminismo radical tiene el relato y la propaganda tan asentadas que, en el momento en el que criticas sus formas, las causas, su carácter ideológico o preguntas por datos objetivos del supuesto heteropatriarcado, automáticamente pasas a formar parte del grupo de los agresores sexuales. Independientemente de tus argumentos, de tu género o de tus inclinaciones sexuales, si no accedes punto por punto a todos los postulados de la ideología de género te etiquetan y te conviertes en enemigo de todas las mujeres en general y del histórico movimiento feminista en particular. Porque para el feminismo radical, ellas representan el movimiento feminista y a todas las mujeres (salvo las que no están de acuerdo con su ideología o las mujeres de otras culturas donde sí son tratadas como objetos).

¿Qué pensarían las sufragistas de políticas contemporáneas como las cuotas? ¿Y de la ideología de género y el adoctrinamiento infantil? ¿Y de la lucha de géneros como forma de llegar al objetivo final? 

Don't steal my show

Tipo

Frontal, Espalda, Tirantes

Sexo

Hombre, Mujer

Color

Blanca, Negra

Tallas

XS, S, M, L, XL, XXL

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.