19th Ave New York, NY 95822, USA

Una crítica sobre la Manipulación de Masas en el siglo XXI

manipulación de masas
Índice dinámico

CÓMO NOS MANIPULAN HOY EN DÍA

LOS 6 PRINCIPIOS CIENTÍFICOS DE LA PERSUASIÓN

10 ESTRATEGIAS DE MANIPULACIÓN MEDIÁTICA DE SYLVAIN TIMSIT

LA TECNOLOGÍA COMO VEHÍCULO DE CONTROL Y MANIPULACIÓN

MANIPULACIÓN CULTURAL

MANIPULACIÓN EN EL LENGUAJE:

EL USO DE LA CENSURA

OTRAS FÓRMULAS DE MANIPULACIÓN POLÍTICA

CRISIS DEL CORONAVIRUS EN ESPAÑA COMO EJEMPLO DE MANIPULACIÓN DE MASAS CONTEMPORÁNEO

CONCLUSIÓN DE NUESTRA CRÍTICA

BIBLIOGRAFÍA

MATERIAL RECOMENDADO

“El mundo se domina ganando las mentes de las personas” Pedro Baños

 

¿Cómo nos manipulan hoy en día?

“La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. (…) Quienes nos gobiernan, moldean nuestras mentes, definen nuestros gustos o nos sugieren nuestras ideas son en gran medida personas de las que nunca hemos oído hablar.” Edward Bernays, Propaganda, 15

Politicamente incorrecto manipulación oveja mosaicoÉsta es la segunda parte de la crítica de Políticamente Incorrecto sobre la manipulación de masas. En la primera parte, explicamos algunos de los autores más significativos de la psicología de masas y cómo se aplicaron los estudios de estos autores en el ámbito comercial y político, poniendo como ejemplo la manipulación de masas en un estado totalitario y en otro democrático durante el siglo XX. Para tener un conocimiento más profundo sobre cómo nos manipulan hoy en día, recomendamos leer antes la primera parte de la crítica, ya que las técnicas utilizadas en la actualidad parten de ahí.

Las reglas del juego han cambiado mucho desde Le Bon, Freud o la Segunda Guerra Mundial. Se han ampliado los campos de estudio de la ciencia, se ha promovido el estudio del individuo y la neurociencia, existen nuevas herramientas de análisis que aportan resultados más precisos, han aparecido nuevos medios de comunicación con una información sobre el consumidor nunca antes vista, los hábitos y la forma de relacionarnos han cambiado… en definitiva, la manipulación de masas ha cambiado en forma y medios, aunque el fondo y los principios se han mantenido prácticamente idénticos.

Son muchos los profesionales que han surgido desde el siglo pasado denunciando la manipulación mediática a la que estamos expuestos los ciudadanos y, algunos de ellos, han elaborado obras y conceptos explicando los diferentes procesos. Sin ánimo de ser reiterativos, en esta crítica abordaremos los seis principios de la persuasión, las 10 estrategias de manipulación mediática, la importancia de la tecnología, la manipulación cultural, la manipulación mediante el lenguaje, el uso de la censura y fórmulas de manipulación política. Para facilitar la comprensión de los conceptos, tratamos de ejemplificarlos con casos concretos acaecidos en España con los que el lector podrá observar hasta qué punto la manipulación de masas juega un papel prioritario en la sociedad actual. 

Entre los múltiples autores referenciados en esta crítica, destacamos el material utilizado de: Sylvain Timsit, George Orwell, Pedro Baños, Agustín Laje, César Vidal, Fernando Díaz Villanueva o Alejandro Llantada, entre muchos otros. Para una mayor comprensión de los conceptos o términos utilizados en esta crítica, recomendamos acudir al material relacionado -necesariamente extenso en esta crítica- y, especialmente, a la bibliografía final.

 

Los 6 principios científicos de la persuasión

Adecuar un discurso para que el receptor lleve a cabo una acción deseada no es nada nuevo. Ya en la antigua Grecia (siglo IV a.C.), autores como Aristóteles profundizaron en el arte de la persuasión, lo que ellos llamaron retórica, a la cual Aristóteles le dedicó un libro con el mismo nombre. Se dieron cuenta de que la forma de articular el mensaje, las palabras, el tono y adaptarlo a la audiencia a la que se dirigían tenían un peso fundamental para conseguir los objetivos.

A fin de descubrir qué proceso lleva a las personas a responder afirmativamente a una propuesta, la ciencia lleva estudiando la persuasión más de medio siglo. Gracias al desarrollo tecnológico y las nuevas técnicas de análisis, se han establecido 6 principios científicos de la persuasión. 

Estos principios son universales -no están sujetos a diferencias culturales- y, todas las técnicas o estrategias de persuasión irán orientadas a aprovechar, al menos, uno de estos principios. Estos principios pueden ser estrategias de persuasión en sí mismas, como veremos más adelante, de momento solo nos interesa explicar brevemente cuales son y por qué son tan efectivos en la manipulación de masas:

 

1. Principio de reciprocidad:

Los seres humanos sentimos la necesidad de devolver aquello que nos han dado. Si una persona siente que le debe algo a otra, ya sea un favor o un regalo, estará mucho más predispuesta a responder afirmativamente a sus peticiones. Cuidado con pedir favores o recibir regalos “inesperados”.

 

2. Principio de escasez: 

A las personas nos gusta sentirnos especiales y únicos, por lo que buscamos productos que puedan satisfacer dichas necesidades. Cuanto más escaso sea aquello que queremos adquirir, más deseable será. 

Las marcas de lujo son grandes expertas en el uso del principio de escasez: generan expectación, aparecen en los grandes desfiles, limitan la oferta gestionada por colecciones, evitan anunciarse en los grandes medios…

 

3. Principio de autoridad:

Los humanos queremos formar parte de algo más que nosotros mismos, por lo que tendemos a buscar la figura de un líder que nos guíe en dicha misión. Históricamente, lo habitual siempre ha sido que una figura de autoridad  -faraón, emperador, rey, mesías…- lidere a otras personas de forma autoritaria; debido a esto, buscamos y damos importancia a figuras de autoridad que facilitan nuestra toma de decisiones. 

En el ámbito publicitario casi todas las marcas hacen uso más o menos directo de este principio. Una de las muestras más evidentes la vemos en los anuncios de medicamentos o higiene, donde un hombre con bata blanca -que a veces incluso indica sus años de experiencia en el sector-, te explica el buen funcionamiento de esa pasta de dientes y cómo te ayudará a tener los dientes blancos y prevenir caries.

 

4. Principio de consistencia: 

Las personas queremos ser racionales, y si no lo somos, justificamos racionalmente nuestros impulsos. A la hora de tomar decisiones o elegir entre un producto u otro, tendemos a comportarnos coherentemente con aquello que hemos dicho o hecho con anterioridad.

Un claro ejemplo del principio de consistencia lo encontramos en los deportes o los partidos políticos. Es habitual que las personas repitan aquellas elecciones que ven en su círculo íntimo y, con el paso del tiempo, quedan ancladas en posturas que habían tomado con anterioridad, cumpliendo el principio de consistencia. 

 

5. Principio de gustar:

Las personas somos mucho más proclives a aceptar algo de personas que nos gustan físicamente o nos caen bien. 

El aspecto físico es importante, pero mucho más establecer lazos personales con la persona a la que pretendes persuadir. Son muchos los estudios que han demostrado cómo las probabilidades de éxito aumentan significativamente cuando, en el argumento de ventas de una negociación, se preparan algunas preguntas personales al inicio del contacto que denoten interés por la otra persona. 

 

6. Principio de consenso: 

La gente buscará consenso común entre otros cuando no están seguros de qué decisión deberían tomar. En momentos de incertidumbre, estamos más dispuestos a tomar la decisión que tome la mayoría.

Siguiendo con los ejemplos publicitarios, los influencers tienen éxito en base a su elevado número de seguidores, pero en el fondo, es el consenso de todos sus seguidores respecto a una opinión determinada lo que les hace relevantes para las marcas.

 

10 estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit

“El propósito de los medios masivos no es tanto informar sobre lo que sucede, sino más bien dar forma a la opinión pública de acuerdo a la agenda del poder corporativo dominante” Noam Chomsky

 

Políticamente Incorrecto manipulacion de masas Pese a la confusión inicial donde se atribuyó este análisis a Noam Chomsky, el verdadero autor de este texto -de gran viralidad a comienzos de este siglo- fue el escritor francés Sylvain Timsit, donde describe 10 estrategias de manipulación mediática. Este análisis sobre la manipulación de masas en general y la manipulación mediática en particular fue publicado inicialmente en la web syti.net, donde se encuentran otros documentos de interés como Armas silenciosas para guerras tranquilas que, al margen de la veracidad que cada persona le dé a este tipo de documentos, no deja de ser un ejercicio interesante para reflexionar. (Más info en material relacionado)

Timsit explica la influencia de los actuales medios de comunicación a la hora de generar -o manipular- la opinión pública y cómo desvían la atención de la audiencia para alejarlo de los verdaderos problemas que padece la sociedad, sustituyendo ciudadanos críticos por ciudadanos sumisos y manipulables.

 

Las estrategias de manipulación mediática que identifica Sylvain Timsit -seguramente más actuales a día de hoy que cuando las escribió en 2002-, son las siguientes:

1. Estrategia de la distracción:

Distraer a la masa y desviar su atención de las cosas verdaderamente importantes es la base para avanzar con las siguientes estrategias. La idea es servir información y noticias insignificantes -o de escaso contenido actual- de forma constante para evitar que el ciudadano preste atención a lo verdaderamente importante y tome conclusiones por sí mismo – similar a la Agit-prop de Lenin-.

De la misma forma que una masa sumisa y dócil que no se cuestione nada de lo que le ofrecen los grandes medios -por un simple principio de autoridad- está condenada a una vida pasiva a merced de la manipulación; una masa crítica y consciente del poder de los medios será capaz de identificar patrones de manipulación y empezar a tomar decisiones basándose en su pensamiento crítico y no lo que le bombardean los medios.

 

En España, podemos apreciar la estrategia de distracción cuando aparece información sensible de algún partido político con especial alcance en los medios. De esta forma, para evitar hablar de temas comprometidos, los medios afines ponen sobre la mesa temas pasados -criticando a la oposición o atacando a otras instituciones como la monarquía, por ejemplo- o informando con lo que ocurre en otros países para evitar hablar de lo que ocurre en casa -como con las sucesivas imágenes de muertos por COVID-19 en otros países en contraste con las escasas fotos mostradas de nuestro propio país-. 

 

2. Crear problemas y ofrecer las soluciones:

Se basa en aprovechar o generar un problema para incentivar y utilizar el miedo de la población en favor propio. Así pues, el pueblo demandará las soluciones previstas cuya resolución obedece a los intereses particulares del arquitecto o arquitectos del engaño (problema-reacción-solución). Cuando dicha estrategia parte del poder, siempre se utiliza para reafirmar o perpetuar dicha posición dominante -recortando los derechos y libertades de sus ciudadanos o socavando a posibles amenazas-.

Recordemos que el miedo es una de las armas más antiguas y eficaces que existen para someter a la población, ya que los humanos priorizamos la seguridad ante casi cualquier cosa. Por ejemplo, bajo un clima de inseguridad ciudadana, el pueblo puede llegar a apoyar medidas represivas o un recorte en sus libertades -son muchos los casos históricos donde el pueblo ha preferido un recorte de sus libertades en favor de una figura autoritaria que trajera mayor seguridad, como el caso de la dictadura de Julio Cesar en la República Romana o, aquí en España, la dictadura de Miguel Primo de Rivera-.

Un ejemplo claro de cómo las personas pueden aceptar un elevado recorte en sus libertades por miedo lo encontramos en las restricciones sanitarias derivadas del Covid19.

A modo de inciso, el experto en geopolítica y geoestrategia Pedro Baños también denomina a esta táctica como “estrategia del caos constructivo”, donde se busca generar caos, violencia y destrucción -o al menos aparentarlo-, con la finalidad de crear otro modelo de sociedad al antojo y voluntad plena, sin oposición popular, ya que es la propia gente la que reclama la vuelta a la normalidad. 

Por otro lado, no son pocos los autores que destacan que la actual crisis sanitaria del COVID-19, con un origen tan oscuro e incierto, pudiera ser una estrategia de crear problemas o ofrecer soluciones. 

 

3. La estrategia de la gradualidad:

Con esta estrategia de manipulación mediática se busca lograr la aceptación de medidas, a priori inaceptables, mediante un proceso gradual. En vez de ir de cara con medidas impopulares -o directamente inadmisibles-, se establecen pautas donde se inocula la idea poco a poco, hasta que la opinión pública asimila dichas medidas sin el rechazo que deberían acarrear. Esta técnica está muy ligada a la “Ventana de Overton”, estrategia muy de moda últimamente que estamos viendo con los indultos a los políticos catalanes presos por sedición.

 

Un ejemplo muy claro de la estrategia de gradualidad en nuestro país ha sido el continuo -y gradual- blanqueamiento de la organización terrorista E.T.A, donde los medios de comunicación, una vez más, han desarrollado una “encomiable labor”. 

No vamos a describir el proceso, ya que lo consideramos más que evidente: legalización de partidos políticos vinculados a la organización, conocidos periodistas se interesan por la perspectiva de los terroristas, la televisión pública entrevista a algunos de estos líderes condenados, se comienza a acuñar el concepto de “presos políticos”, que por qué no se van a acercar a cárceles vascas, que es lógico y normal que haya manifestaciones a favor de terroristas en una democracia, que si la realidad política es mucho más compleja que reducirlo a terroristas que ponen bombas a población civil y las víctimas de estas, que si se trata de una lucha armada… al final, poco a poco, se acaba nivelando el papel entre asesinos y víctimas. 

Así pues, en 2020 hemos podido ver como uno de los dos partidos políticos hegemónicos en España da la espalda a las víctimas de terrorismo, incluidas las de su propio partido -la última victima fue hace solo 12 años- y pacta con los herederos de ETA. Y, los contribuyentes, debemos estar agradecidos de que parte de nuestros impuestos se destinen a pagar sueldos -intuimos que más que generosos- a diputados expresidiarios por vinculación a dicha organización criminal.

Esta estrategia de manipulación de masas denominada gradualidad nos muestra cómo medidas inaceptables resultan ser aceptadas con planificación, medios y el tiempo suficiente

4. La estrategia de diferir:

Se basa en presentar futuras medidas impopulares como “dolorosas pero necesarias”, obteniendo la aceptación pública al momento aunque la medida se lleve a cabo en el futuro.

Esta estrategia de manipulación mediática se basa en la facilidad de aceptar un sacrificio futuro respecto a uno inmediato. Al anunciar medidas a medio largo plazo, la masa se mentaliza y, en el momento de implementar la misma, ya la ha asumido -además de evitar posibles reacciones cortoplacistas-.

 

Nos hemos hartado de ver la estrategia de diferir durante la crisis de 2007 y en la de 2020 con, por ejemplo, la subida de impuestos a los ciudadanos: 

Históricamente, subir los impuestos siempre ha sido una de las medidas más impopulares por excelencia y solía acarrear altercados, revueltas y conflictos sociales entre el poder y el pueblo -salvo en los últimos años, donde parece que se está estableciendo como norma habitual independientemente del partido en el poder-. 

Para subirnos los impuestos sin rechistar, los políticos -junto con sus altavoces en los medios de comunicación- comienzan diciendo lo mal que va el país, los esfuerzos que tendremos que hacer, la crisis que se aproxima… después apelan a los sentimientos pidiendo patriotismo y solidaridad -como si pagar impuestos fuese un acto solidario-. 

Acto seguido, el populismo escala a otro nivel diciendo que sólo se subirán los impuestos a los ricos y que las clases trabajadoras pueden estar tranquilas -lo cual sabemos que es totalmente mentira y que los principales damnificados de estas medidas siempre son las clases medias y los trabajadores-, con lo que consiguen parte del apoyo popular. 

Resultado final: mayor empobrecimiento de los ciudadanos -que cada vez tenemos menos poder adquisitivo- y, sin embargo, los adalides de la solidaridad -con bolsillo ajeno- lejos de recortar el gasto público, bajarse los sueldos, renunciar a dietas y desplazamientos o, en definitiva, apretarse el cinturón tal y como la situación lo requiere, blindan sus ingresos cuando no “enchufan” a algún que otro amigo o se inventan un comité especial que no existe para tener una remuneración extra. 

 

A modo de ejemplo, citamos textualmente las palabras de un conocido periodista, habitual tertuliano en uno de los dos programas informativos más vistos durante la mañana, para explicar la caída en el PIB y el nuevo récord en el techo de gasto superado por el gobierno:

“Ahora mismo lo que tenemos es: primero, una economía que descansa más en el turismo que ninguna otra, luego el bofetón que nos está dando es más que otras, y que tiene mucha PYME, 80% de nuestro tejido empresarial es pequeña empresa, con lo cual el bofetón que nos está dando es mayor que a otras economías y, dicho todo esto, efectivamente no hay forma de poner almíbar en todo esto. Esto es enormemente amargo, y hay una forma de explicarle a la gente qué significa esto en casa: nos vamos a gastar mucho más, ese dinero no nos lo regalan, hay una parte de subvención pero hay que devolverlo con lo cual, nos vamos a gastar mucho más, la salida que estamos tomando es justo la contraria a la salida de la crisis anterior: no son recortes, son gasto, y se va a gastar mucho en sanidad y educación y en todo lo que se pueda para modernizar el país, hoy; mañana, mañana habrá que devolver este dinero así que mañana habrá subidas de impuestos y esto es lo que va a pasar. Este año serán pequeñas, pero el año que viene, el siguiente y el otro habrá subidas de impuestos y serán grandes, porque habrá que devolver sesenta mil millones de euros, o al menos, cuarenta y cuatro mil millones de euros.”

 

Dejando a un lado la parte inicial de la intervención, donde hace un análisis completamente simplista y sesgado de por qué la economía española está cayendo más que la de otros países -factores como la estabilidad política, la inversión extranjera o la gestión de los diferentes gobiernos ejecutivos no parecen ser importantes para esta persona, o por lo menos no lo manifiesta-, a la hora de explicar el récord en gasto público, recurre a la falacia habitual de sanidad y educación, como si el récord en gasto público únicamente se debiese a la futura inversión en sanidad y educación -¿quién estaría en contra de mejorar la educación y sanidad de su país?-. Y comprando por un momento la propaganda y suponiendo que así fuese, ¿por qué no optimizamos nuestros recursos recortando los gastos en vez de empobrecer aún más al ciudadano y a las generaciones futuras? ¿acaso la única receta es endeudarse más y más? 

La jugada de los políticos es evidente: para qué van a apretarse el cinturón si pueden seguir gastando lo mismo o más y no lo van a pagar ellos pero, los análisis económicos de este tipo, que sólo plantean el aumento del gasto y los impuestos como la única medida para resolver problemas económicos, lamentablemente abundan. ¿Serán masoquistas que prefieren que les quiten dinero en vez de concienciar a la opinión pública y entre todos obligar a los políticos a que hagan un uso responsable del mismo? ¿Acaso les parece bien endeudar, aún más, la economía del país y la de las generaciones futuras?

En nuestra opinión, podría resumirse con la frase no muerdas la mano que te da de comer. Y mientras tanto, presenta medidas futuras como dolorosas pero necesarias y a seguir la fiesta con el dinero de otros.

5. Infantilizar al público

Esta estrategia de manipulación mediática se basa en tratar al público como si fuesen niños pequeños, incapaces de argumentar o comprender. Se busca una comunicación infantil y superflua que responda a una demanda de información puntual, evitando ir al fondo de la cuestión, reduciendo el pensamiento crítico y presentando soluciones como verdades absolutas.

Utilizar argumentos, personajes y entonaciones especialmente infantiles -como si el espectador fuese un niño o una persona con problemas mentales- favorece, gracias a la sugestionabilidad, a que el razonamiento y la respuesta del espectador vaya en la misma linea:

“Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad” Armas silenciosas para guerras tranquilas.

 

Encontramos un ejemplo de infantilizar al público en la presentación de los ERTES por parte de la ministra de trabajo y el ministro de seguridad social. Dicha explicación, que tuvo lugar durante la primera ola de la pandemia en abril de 2020, es comparable a cuando le explicamos a nuestro hijo, hermano, sobrino o cualquier otro allegado de menos de 10 años, que comer verduras es bueno para su salud.

La ministra de trabajo nos obsequió con una explicación llena de afirmaciones imprecisas, comparaciones de Barrio Sésamo, un tono de jardín de preescolar y todo esto con una gran sonrisa, no vayamos a pensar que estamos encerrados en casa y las empresas y nuestros puestos de trabajo penden de un hilo. Por su parte, el ministro de seguridad social, lejos de echar una mano a su compañera en las diferentes ocasiones cuando esta le nombró, se limitó a hacerse el loco para sentenciar finalmente con una mueca risueña y un: “creo que está claro, está claro.”  

Y de esta forma se trata a los ciudadanos como niños de 8 años que, como buenos niños pendientes de madurez, permiten que aquellos cargos públicos que deberían servir a la ciudadanía se rían de la misma sin que pase nada.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que reflexivo

Se busca que los sentimientos y la subjetividad tengan más peso que los datos y hechos objetivos. 

Cuando las personas escuchamos argumentos emocionales nos dificulta nuestro poder de raciocinio -principalmente por nuestras habilidades empáticas-, y los datos suelen quedar relegados a un segundo plano. Es por ello que los sentimientos juegan un papel primordial en la manipulación de masas en general y la manipulación mediática en particular.

Además, la correcta utilización de los sentimientos es clave a la hora de implantar ideas, miedos, deseos o cambios sociales en la población.

 

La efectividad de los sentimientos a la hora de vender ideas o productos no es nueva. Ya hemos visto cómo desde finales del s.XIX había autores como Le Bon que trataban este tema y cómo se introduce como una verdad irrefutable en el ámbito de la publicidad desde Edward Bernays hasta nuestros días. Si se sigue utilizando la manipulación emocional, es porque funciona. 

 

Dejando a un lado el ámbito comercial, donde se puede observar claramente como todos los productos se orientan a la parte emocional y no racional -son pocas las excepciones donde el anuncio se enfoca a contarte los beneficios del producto o su ciclo de vida en vez de mostrarte como te sentirás o como te percibirán otras personas al consumir dicho producto-, las políticas o ideologías emergentes durante los últimos años hacen un uso magistral de los sentimientos respecto a la reflexión.

El feminismo radical que vivimos actualmente, por ejemplo, pone el foco en una lacra social -como son los asesinatos de mujeres- de la que extrae una fotografía, establece un discurso victimista orientado a las emociones y lo generaliza gracias a los grandes medios y el principio de sugestionabilidad para obtener beneficios particulares (subvenciones o poder).

De esta forma, abanderan una causa noble con la que casi el total de la población está de acuerdo -solo una persona con fuertes trastornos psicológicos puede estar a favor de que se asesinen mujeres- y, a partir de esta reivindicación buenista, aprovechan para introducir su ideología. El perfeccionamiento de este tipo de técnicas nos ha llevado incluso a romper la igualdad jurídica ante la ley por razón de sexo en España, ya que frente a un mismo delito, la condena depende del género del agresor -como evidencia ley de violencia de género-.

A través de la manipulación de los sentimientos y la propaganda, se consigue etiquetar a la sociedad y dividirla en víctimas y victimarios, creando un clima de terror y enfrentamiento civil en un país donde, según los datos oficiales, el número oficial de mujeres asesinadas por la violencia machista desde 2003 hasta hoy ha sido de 1083. Suponiendo que cada mujer haya sido asesinada por un hombre diferente, si dividimos el número total de mujeres asesinadas durante los últimos 18 años entre el número total de varones entre 16-100 años en España (19.491.266) nos da un resultado de 0.0055%. Es decir, 5 de cada 100.000 hombres han asesinado a su pareja durante los últimos 18 años, según cifras oficiales. 

¿Es que no nos parecen suficientes 1.083 mujeres asesinadas por sus respectivas parejas? Claro que sí. Todas las vidas son importantes y en Políticamente Incorrecto estamos a favor de endurecer las penas tanto para estos delitos como para los sexuales. Ahora bien, ¿acaso debemos criminalizar a todos los hombres porque un 0.0055% sean unos asquerosos asesinos? Rotundamente no. Un violador es un violador y un asesino es un asesino, nacer con un determinado sexo no te convierte en ninguna de las dos.

Tal es el impacto que tienen en el poder de raciocinio que, las mismas personas que sostienen que el género humano no existe ya que es una construcción social, son las mismas que dicen que la violencia sí tiene género. Asimismo, mediante sentimientos, falacias y eslóganes sencillos, los datos pasan a un segundo plano y las emociones son las que guían el panorama político/social en la actualidad.

 

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Dejando a un lado que la cultura y la formación personal repercuten de manera directa en la forma que concebimos el mundo y, por ende, nuestra capacidad de actuación sobre el mismo, Timsit explica esta estrategia como la necesidad de que el público o la masa sean incapaces de comprender los medios y la tecnología aplicadas a su control.

 “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores” (Armas silenciosas para guerras tranquilas). 

 

Una vez más, esta manipulación mediática tiene un importante respaldo empírico en la historia. Lo que diferencia a las élites del resto de mortales son sus conocimientos y, en consecuencia, los medios a su alcance. 

Las diferentes élites que se han ido sucediendo a lo largo de la historia en las diversas civilizaciones eran conocedoras de este hecho, por lo que siempre se han cuidado mucho de no ser especialmente altruistas en términos de conocimiento. Para ejemplarizar este contexto solo tenemos que poner la vista en la época medieval, donde el conocimiento se reservaba única y exclusivamente a la Iglesia, la monarquía y la nobleza.

La existencia de familias multimillonarias que, generación tras generación, van amasando mayores fortunas e influencias sin que ningún miembro termine con el patrimonio familiar evidencia hasta qué punto la tradición -entendida como la transmisión de conocimiento de generación en generación- es importante.

 

Respecto a la educación actual, no son pocos los autores que critican la educación pública -entendiendo “pública” como la educación que pagamos todos los contribuyentes y cuyo contenido se ciñe a intereses políticos-, desde la finalidad del sistema educativo (donde se crean trabajadores que encajen en las necesidades del Estado -junto con su correspondiente deificación- y no se fomenta la creatividad y el pensamiento crítico como debería), hasta la metodología del mismo, orientada a la memorización de datos sin otro objetivo que pasar la siguiente evaluación. Por si esto fuera poco, en septiembre de 2020 se aprobó un Real Decreto Ley sobre medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria, donde el Ministerio permite a las CCAA que un alumno pueda pasar de curso sin límite de suspensos.

 

Sin ser el tema que nos ocupa en esta crítica, simplemente comentaremos que sería interesante, incluso necesario, que esta educación pública incluyera  conocimientos financieros básicos que ayudaran a desarrollar la inteligencia financiera -una de las diferencias cognitivas más habituales entre el pueblo y las élites-, herramientas para gestión de las emociones (gestión de la ira, frustración, depresión…), el desarrollo de habilidades comunicativas (asertividad, persuasión o empatía, por ejemplo) o fomentar la responsabilidad individual y el pensamiento crítico en vez de el victimismo y el adoctrinamiento.  Éstos son algunos de los temas con los que todos nos enfrentamos tarde o temprano -independientemente de la profesión que ejerzas- y tener conocimientos al respecto pueden suponer una diferencia sustancial en tu presente y futuro. Incluso sustituir 

 

Siendo optimistas, internet ha marcado un antes y un después en cuanto a la posibilidad de aprendizaje y, hoy en día, casi cualquier persona con acceso a esta herramienta puede convertirse en un auténtico especialista sobre el tema que más le interese con información gratuita -además de solucionar todo tipo de problemas logísticos-. 

Hemos de ser conscientes de que vivimos en una época en la que internet ha marcado un antes y un después, es un descubrimiento equiparable al fuego o la rueda. Ha cambiado nuestra forma de relacionarnos, de comunicarnos, de trabajar, la forma en la que consumimos, en la que pasamos el tiempo y, evidentemente, la forma en la que aprendemos -entre muchísimos otros cambios-. Internet ha sido una gran transición que nos costará generaciones asimilar y comprender todas sus posibilidades; hasta entonces, queda bajo la responsabilidad individual ser autodidactas, aprender e intentar ser menos manipulables.

 

8. Ser inculto es más moderno

Otra forma de manipulación mediática que nos cuenta Timsit es la de fomentar la mediocridad e incultura y envolverlo bajo un halo de modernidad y desarrollo.

 

El objetivo es bajar el nivel intelectual de los individuos aislados, mostrando actividades autodestructivas, ociosas o sin trasfondo alguno como ejemplos de una vida despreocupada e idílica, en contraposición a la de una persona crítica y curiosa con ganas de aprender. De esta forma, si se consigue bajar el nivel general de los individuos aislados, la masa será mucho más maleable. El target de esta estrategia de manipulación mediática sería principalmente un público joven y adolescente, ya que están menos formados y es donde mejor cabida pueden tener estas ideas, cuyos primeros resultados se verán a corto plazo pero, sobre todo, al cabo de los años.

 

En esta estrategia cobran una importancia especial las industrias de la moda, cinematográfica, musical y televisiva, con sus correspondientes modelos, artistas, actores, presentadores, periodistas y demás celebrities creadores de modas y opinión publicada.

 

Dentro de estos generadores de tendencias, el ejemplo más claro donde se trata de promover la incultura es en los reality shows donde, en muchos de ellos, parece un requisito indispensable haberle declarado la guerra a la lectura.

Otra industria claramente orientada a promover un estilo de vida contrario al conocimiento y el pensamiento crítico es la industria musical, donde se ensalzan valores e ideas como: carpe diem, vive la vida, fiesta, diviértete… lo cual está muy bien y debemos hacerlo, pero hay muchas más formas de disfrutar que las expuestas en estas canciones a modo de tendencia. Cada cual es libre de crear y escuchar la música que mejor le parezca pero, si pensamos que no tiene importancia escuchar todos los días los mismos mensajes, en diferentes soportes y de diferentes figuras de autoridad, estamos equivocados. (Al respecto, el libroLos profetas caídos. Pop, industria musical y manipulación de masas” de Víctor Roura resulta interesante)

Se ha escrito mucho sobre la manipulación de masas a través de la industria musical, para más información, consideramos interesantes los estudios de la CIA sobre el Proyecto MK Ultra y su implicación en la industria musical.

 

9. Reemplazar la revuelta por culpabilidad


El objetivo de esta estrategia de manipulación mediática es desactivar a los individuos mediante un sentimiento de culpa que les desmotive y les paralice, evitando así cualquier posible foco de rebelión.

La idea es hacer creer al individuo que él -y sólo él- es el único culpable de su desgracia por su falta de inteligencia, capacidades o sacrificios. De esta forma, se evita ir a la raíz de los problemas sociales, quedándonos solo en la culpa del individuo aislado.

Así, en lugar de rebelarse contra las injusticias del sistema, el individuo se infravalora y se culpa, lo que desemboca en un estado depresivo e inhibición de la acción. Y sin acción, no hay revolución! 

 

Un buen ejemplo de culpar al ciudadano de los problemas que acontecen a la sociedad lo encontramos, de nuevo, en la crisis sanitaria del COVID19, esta vez en los rebrotes.

Durante los meses de julio y agosto de 2020 hemos visto como todos los canales de televisión, independientemente de la cadena, muestran imágenes de locales nocturnos abarrotados de gente y adolescentes haciendo botellón -evidentemente sin las medidas de seguridad oportunas-.

Los “expertos” y los políticos reclaman mayor responsabilidad y solidaridad e, implícitamente, nos cuentan que el problema de los rebrotes -y de un posible futuro confinamiento- se debe a estos sujetos. Automáticamente, todos los contertulios y periodistas de televisión señalan, culpan y demonizan a los jóvenes por su falta de responsabilidad, evitando hacer autocrítica sobre la gestión de la crisis.

 

Evidentemente el comportamiento de algunas personas durante la pandemia -especialmente los adolescentes- está siendo bastante insolidario e ingrato, pero no nos olvidemos de que es el Gobierno el que debe velar por la seguridad de los ciudadanos, asumir responsabilidades y tomar medidas. Pretender culpar a un sector de la población por los posibles rebrotes cuando el Gobierno Central llega tarde y mal a la pandemia -con las vidas que esto ha supuesto-, cuando seis meses después del inicio del virus el plan de acción sigue siendo confinar indiscriminadamente a toda la población -para qué vamos a estudiar y copiar a los países que lo han gestionado de forma exitosa- y cuando ese Gobierno ni siquiera es capaz de controlar que las personas que acceden legalmente al país no estén infectadas -los controles médicos en los aeropuertos brillan por su ausencia- es, simple y llanamente, una estrategia de culpar a la población por los errores de la élite y, además,  sirve para dividirnos y que no busquemos las raíz del problema.

 

Por si hubiese alguna duda sobre lo arriba expuesto, éstas son las palabras textuales del presidente del gobierno sobre los rebrotes del COVID19:

“Ha habido una serie de relajamiento también por parte de la ciudadanía, en cuanto a los niveles de protección y de la emergencia sanitaria que han permitido una mayor circulación” y de esta forma, lejos de entonar un mea culpa, se señala al ciudadano por la ineptitud de sus gobernantes -que evidentemente, algo de responsabilidad democrática tenemos-.

 

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen

Esta estrategia de manipulación mediática busca poner los avances científicos en múltiples ámbitos para conocer mejor al individuo y, por consiguiente, manipularlo.

Desde mediados del siglo pasado, hemos sido partícipes de un desarrollo científico y tecnológico sin parangón en la historia, desde la creación de máquinas que nos permiten hacer cosas que antaño parecían imposibles, hasta especialidades técnicas en diferentes ámbitos de estudio -biología, neurobiología, psicología aplicada a colectivos…-. 

Timsit observa que este desarrollo crea una brecha entre el conocimiento de aquellas personas con acceso a estos avances -las élites- y el pueblo en general. Estos avances han permitido a esas élites tener un conocimiento pormenorizado de cómo funcionamos los seres humanos, tanto física como psicológicamente, de forma que nos pueden llegar a conocer mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos.

 

Para completar esta estrategia de manipulación mediática de Timist -que como hemos señalado creó las 10 estrategias de manipulación masiva en 2002- queremos hacer hincapié en algunos avances tecnológicos acaecidos durante estos últimos 20 años y que merecen una mención especial en lo que se refiere al conocimiento de los individuos mediante la tecnología para una posible manipulación. 

 

La tecnología como vehículo de control y manipulación

“en el pasado ningún gobierno tuvo la posibilidad de mantener a sus ciudadanos bajo vigilancia constante. La invención de la imprenta, no obstante, facilitó la manipulación de la opinión pública, y el cine y la radio acentuaron ese proceso. Con el desarrollo de la televisión, y de los avances técnicos que hicieron posible transmitir y recibir por el mismo aparato, la vida privada llegó a su fin. La policía pudo observar veinticuatro horas al día a todos los ciudadanos, al menos a los que valía la pena vigilar, y someterlos al sonido de la propaganda oficial, al tiempo que se cerraban todos los demás canales de comunicación. Por primera vez, fue posible imponer no sólo una completa obediencia a la voluntad del Estado, sino una absoluta uniformidad de opinión a todos los súbditos”. George Orwell, 1984, 219

 

En línea con el último punto comentado por Timsit sobre conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen, queremos hacer hincapié en el desarrollo tecnológico de los últimos años y las posibles implementaciones del mismo para la manipulación de masas ya que, nunca antes en la historia, el ser humano ha llevado consigo un dispositivo que localiza, ve y escucha, y en el cual guarda toda su vida.

Si bien es verdad que todos los países desarrollados o en vías de desarrollo están inmersos en un continuo proceso de digitalización en todos los ámbitos -desde el laboral hasta la vida privada- que trae consigo enormes beneficios y abre posibilidades con las que ni siquiera hubiésemos podido imaginar, también implica otros riesgos que no siempre se tienen en cuenta. En este caso, el ciudadano queda al amparo del buen uso de estas tecnologías por parte del grupo de personas con acceso a dichas herramientas e información -ya sean Estados o multinacionales- y, como nos demuestra la evidencia empírica, pensar que los humanos no atienden a intereses personales es, simplemente, una estupidez.

 

  • Big Data, Machine Learning e IA

En los últimos años, gracias al desarrollo del Big Data -almacenamiento masivo de datos- los datos han cobrado una enorme importancia para las multinacionales y las grandes empresas. Combinando diferentes fuentes de información, son capaces de tener un conocimiento exhaustivo del mercado, de sus clientes o su competencia. 

Otra tecnología como machine learning, permite que los algoritmos y los programas informáticos aprendan y se vayan desarrollando solos en base a diferentes objetivos o parámetros. Por lo que la máquina va aprendiendo y mejorando de forma automática a medida que recoge más y más datos.

La Inteligencia Artificial (IA) -combinación de algoritmos que permite desarrollar máquinas que imiten las actividades de los humanos- es otra de las tecnologías que parecían de ciencia ficción y la verdad es que están completamente de actualidad. Las grandes potencias se están lanzando a la carrera del desarrollo tecnológico de la IA, que muchos expertos la comparan con la revolución que ha supuesto internet en nuestras vidas -y como factor de desestabilización geopolítica-. A día de hoy, parece que China va ganando la carrera.

La combinación de éstas y otras tecnologías permiten a día de hoy predecir desde futuras compras o comportamientos de los usuarios en internet, hasta establecer perfiles psicológicos con una espeluznante probabilidad de acierto cruzando diferentes datos, como el historial de búsquedas en internet -ya sea en Google o RRSS-, lo que en el ámbito de la publicidad se conoce como marketing basado en la personalidad. 

 

  • Redes sociales

Por otro lado, los datos recogidos por las RRSS son especialmente cotizados, ya que aportan una valiosa información privada de las personas a aquel que tenga el dinero para pagarlo. Prueba de ello, son las diferentes veces que Mark Zuckerberg -dueño de Facebook, Instagram y Whatsapp, entre otras- se ha visto envuelto en polémicas sobre la venta de los datos de sus usuarios e incluso en una conocida investigación penal por vender datos confidenciales de sus usuarios de Facebook a otras empresas. 

Muchas personas piensan que estos datos pueden ser irrelevantes porque ¿de qué le puede servir saber mi nombre, mi edad o la información que yo decido colgar voluntariamente en una red social pública? Y es que esos datos solo son la punta del iceberg. Los datos realmente importantes son los que sacan combinando tus interacciones en fotos, perfiles o páginas, a quién sigues, cuántas horas al día pasas en la herramienta, qué tipo de contenido consumes, qué sitios frecuentas, con quién apareces en las fotos… las combinaciones son infinitas y las conclusiones a las que se puede llegar con tantos datos, también. 

 

“En el mundo actual, cuando la tecnología (teléfonos móviles inteligentes, internet, redes sociales, comunicación vía satélite, etc.) debería permitir una mayor variedad de opiniones, incluso las alternativas al poder establecido y a las corrientes de pensamiento mayoritarias, se tiene la impresión de que el camino es el contrario al de la verdadera libertad de expresión, pilar fundamental del sistema democrático.” Pedro Baños, Así se Domina el mundo, 281

 

Ejemplo de manipulación:

  • Cambridge Analytica

Cambridge Analytica es una de las empresas que ha aparecido en los periódicos durante los últimos años por orientar el voto de la opinión pública mediante las redes sociales.

A partir de los datos recopilados, establecen perfiles ideológicos a los que impactan en función del usuario y resultado que quieran obtener; así como el uso de bots masivos -perfiles falsos que simulan ser personas- con lo que apoyan una u otra medida explotando el principio de consenso y la técnica de prueba social -especialmente efectiva y muy utilizada en redes sociales-. 

Según diferentes informaciones, Cambridge Analytica habría favorecido en las elecciones al presidente Donald Trump aunque no es, ni mucho menos, la primera y última vez que se utiliza.

De hecho, encontramos un ejemplo de manipulación de la opinión pública mediante el uso de bots en España durante el confinamiento. Según la excientífica de datos de Facebook Sophie Zhang, las cuentas falsas que operaban en los post del Ministerio de Sanidad pertenecían a una misma red que operó en diferentes países en todo el mundo.

 

Ejemplo de control mediante la tecnología: 

  • Geofeedia

Como hemos visto, la tecnología brinda enormes oportunidades de control para aquellas personas que saben manejarlas. En medio de la cultura del post, el like y la publicación de la vida privada en la red, es relativamente fácil saber qué hacen las personas, con quién y dónde, y más aún si eres policía. 

Según la American Civil Liberties Union (ACLU), la policía utilizó en 2016 las publicaciones de los usuarios en diferentes redes sociales para hacer seguimientos a manifestantes.

En este caso, las redes sociales no habrían facilitado los datos a la policía, sino que los habría sacado a través de una herramienta de monitorización de redes sociales, Geofeedia. 

 

  • PRISM – Eduard Snowden

Otra de las noticias más impactantes que hemos escuchado en este siglo y que, sin embargo, no pareció alarmar especialmente a la opinión pública, fue la filtración de que el Gobierno de EEUU llevaba a cabo programas de vigilancia masivas con los que podía vigilar a cualquier persona en el planeta. El más conocido es PRISM.

“en conciencia, permitir al gobierno de Estados Unidos destruir la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente de todo el mundo con esta gigantesca máquina de vigilancia que están construyendo en secreto”. Eduard Snowden, sobre el por qué de su filtración.

 

Eduard Snowden, que trabajaba en la NSA, fue la persona que filtró la información y la documentación de alto secreto en una entrevista concedida a The Guardian, donde explicaba cómo el gobierno vigilaba a sus ciudadanos y tenía la capacidad de monitorizar a prácticamente quien quisiese. El Gobierno de los EEUU -presidido en aquel entonces por Obama- lo calificó de “acción criminal” y, tras negarlo en un primer momento, Obama lo justificó como “es importante reconocer que no se puede tener un 100% de seguridad manteniendo un 100% de privacidad y cero inconvenientes”. Snowden tuvo que buscar asilo entre los países competidores de EEUU. 

Queremos señalar la utilización del miedo a la hora de justificar el recorte en las libertades de los ciudadanos -especialmente en un país como EEUU donde aún pesan los atentados terroristas-, la sustitución de la misma palabra libertad por privacidad y el poco revuelo que se le dio en los medios de comunicación y los generadores de opinión a una noticia más próxima a la distopía orwelliana que una sociedad libre y democrática.

Por otro lado, dejando a un lado el desarrollo de la filtración y la posterior huida de Snowden -que está documentada en diferentes libros e incluso películas-, es evidente que EEUU es uno de los países más avanzados tecnológicamente, pero no es ni mucho menos el único.

 

Totalitarismo tecnológico

“una base importante para implementar de manera integral la visión del desarrollo científico y construir una sociedad socialista armoniosa, es un método importante para perfeccionar el sistema de economía de mercado socialista, acelerando e innovando la gobernanza social, y tiene una importante importancia para fortalecer la conciencia de sinceridad de los miembros de la sociedad” Partido Comunista Chino, sobre el sistema de puntuación ciudadana

 

  • Herramienta de puntuación ciudadana

No podemos cerrar el capítulo de la manipulación de masas mediante la tecnología sin hablar China y su innovador uso de la tecnología como forma de controlar a sus ciudadanos. En este caso, comentaremos la herramienta china de puntuación ciudadana que tiene como objetivo medir el “valor social” de cada ciudadano.

China ha llevado a la realidad un capítulo de la distópica serie Black Mirror, asignando una puntuación a cada ciudadano chino e identificando su valor para la sociedad. Muy interesante. ¿Y quién y cómo se evalúa? ¿Puedes conseguir más puntuación ayudando a tus vecinos, emprendiendo negocios, creando puestos de empleo o ayudando de forma activa en la sociedad?

Evidentemente no. El Estado es el encargado de realizar la evaluación en base a tu actividad en la red, qué buscas, qué información consumes en internet, qué compras realizas, qué lees, tu comportamiento en las redes sociales… en base a lo cual el Estado suma o resta puntos. Así pues, si consumes contenido gubernamental y afín al régimen tu puntuación subirá, y si decides consumir otro contenido en contra los intereses del gobierno, tu puntuación caerá en picado. 

 

¿Qué beneficios reporta ser un buen ciudadano y qué pasa si eres un mal ciudadano? Sobre el papel, los buenos ciudadanos tienen un trato favorable por parte de la Administración, y a los ciudadanos malos o rebeldes les van recortando las pocas libertades que les quedan, como reducir el alcance de internet, prohibir viajar al extranjero, comprar billetes de tren, perder tu tarjeta de crédito o incluso la posibilidad de acceder a un buen empleo. Y decimos “sobre el papel” porque si algo nos ha enseñado la historia respecto a los Estados totalitarios, es que siempre son mucho peores de lo que parecen desde fuera. 

Al final todo se resume en la superioridad del Estado frente al individuo. El Estado tiene la verdad absoluta y sabe qué te conviene mejor de lo que lo sabes tú, por lo que tienes que hacer, decir y pensar lo que él te diga, pero por tu bien: el Estado regula tu vida por la seguridad de todos, te vigila por el bien común, investiga tus conversaciones por el interés general y te dice qué cosas puedes leer o pensar por la seguridad nacional. Que no te quepa la menor duda de que el Estado sólo quiere lo mejor para ti y para los buenos ciudadanos como tú.

Esta herramienta de control y puntuación ciudadana, que lo mismo nos podíamos encontrar en las más rocambolescas distopías o en los sueños húmedos de Hitler o Stalin, ya está aquí y no parece que las personas le hayan dado mucha importancia. En la implantación de todos los regímenes totalitarios siempre ha habido personas o partidos que se han creído superiores al resto o que tienen algún tipo de afinidad con los totalitarios y se piensan que eso les salvará de la quema. Craso error. Cuando eliminan las libertades de tu vecino, tú eres el siguiente. No se trata de pensar que a mí no me va a llegar sino de levantar la voz por el que tienes al lado, aunque te caiga mal o pienses que estáis en las antípodas ideológicas. El cáncer del totalitarismo sigue presente en muchas partes del mundo y la tecnología, aplicada como forma de sometimiento y control, le está dando una fuerza que jamás había tenido.

 

  • Nanopartículas

Para terminar con esta línea distópico-tecnológica, queremos señalar otro de los más recientes avances tecnológicos: las nanopartículas

El uso de las nanopartículas es otro de los experimentos que se están llevando a cabo para descifrar y conocer el cerebro humano. Según la revista científica “Tendencias”, investigadores de la Universidad de Miami han desarrollado nanopartículas magnetoeléctricas (MENP) que, inyectadas a través del torrente sanguíneo, podrán interactuar con los 80.000 millones de neuronas

A nivel médico, las nanopartículas permiten registrar la actividad mental del cerebro y pasarla a un ordenador, de forma que podrán tratar enfermedades tan complicadas como el Parkinson o el Alzheimer. Maravilloso ¿verdad?. Por otro lado, estas nanopartículas permiten conocer las ideas y manipular nuestras opiniones y comportamientos sin que nos demos cuenta.

 

Para cerrar este capítulo de la manipulación a través de la tecnología e hilándolo con nuestra crítica a la manipulación de masas en el siglo XX, todos los países que aspiran a ser potencias mundiales están investigando el control mental a través de la tecnología. No se trata de estados totalitarios o democráticos ni de países buenos o malos, todos están en la misma carrera tecnológica aunque unos lo utilicen de una forma más abiertamente autoritaria que otros. 

En nuestra opinión creemos que el problema, como es habitual, es que entre la competencia de estos Estados gigantes nos encontramos los ciudadanos que, a fin de cuentas, seremos los conejos de indias con los que probar todos estos avances tecnológicos sin que podamos opinar. Todos estos avances nos exponen al libre albedrío y la buena voluntad del burócrata de turno. ¿O pensáis que nos pedirán permiso para controlarnos?

 

Manipulación cultural

“Es en las aulas que los socialistas y los anarquistas pueden ser hallados hoy en día, es allí en donde se está pavimentando el camino del periodo de decadencia que se aproxima para los pueblos latinos.” Gustave Le Bon, Psicología de las Masas

 

El repentino colapso de la Unión Soviética a finales de 1991 puso de manifiesto ante la opinión pública la imposibilidad práctica de las teorías marxistas-leninistas, por lo que muchos intelectuales de izquierda comenzaron a adaptar las desfasadas teorías marxistas a las peculiaridades sociales de hoy, lo que se conoce como posmarxismo

La mayor parte de los movimientos sociales que han aparecido en los últimos años a lo largo del planeta, especialmente en la cultura occidental -ideología de género, apoyo a las minorías LGTB+, inmigración ilegal, feminismo radical, calentamiento global, movimientos indigenistas, disturbios raciales…- son los nuevos grupos de presión hegémónicos con los que la izquierda conquista el poder. Bajo la bandera de defender causas nobles, tratan de someter a la sociedad a sus postulados e ideologías, tomando los puntos estratégicos de opinión pública en vez de las trincheras y sustituyendo los fusiles por la construcción discursiva -tal y como los propios intelectuales de izquierdas defienden-.

 

Para explicar lo que a ojos de un escéptico lector pueda parecer una locura conspiranoica, trabajaremos sobre las opiniones de algunos referentes intelectuales de la izquierda que han tenido una clara influencia en nuestra concepción del mundo actual. Nuestra crítica sobre lo que en Políticamente Incorrecto denominamos como manipulación cultural como forma de manipulación de masas, toma como referencia El libro negro de la nueva izquierda de Nicolás Márquez y Agustín Laje. Si bien es verdad que no es un tema novedoso, consideramos de especial relevancia esta obra por su abundante bibliografía, especialmente de fuentes primarias. 

 

Antonio Gramsci y la hegemonía cultural

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”. Antonio Gramsci

 

Si tuviésemos que poner nombre y apellidos al precursor de esta corriente que busca conquistar la opinión pública -universidades y medios de comunicación, principalmente- como forma de alcanzar el poder, sería Antonio Gramsci. 

Gramsci (1891-1937) fue un célebre filósofo marxista y uno de los fundadores del Partido Comunista Italiano. Llegó a ser Secretario general del Partido Comunista de Italia y fue encarcelado bajo el régimen fascista de Benito Mussolini. 

Durante su estancia como recluso, redactó losCuadernos de cárcel (1929-1935) donde revisó la teoría marxista, su aplicación práctica en la URSS, la actualidad italiana y futuros ámbitos de actuación, entre otros. Dentro de las diferentes reflexiones y conceptos del autor queremos destacar especialmente los que, casi un siglo después de que fuera liberado por motivos médicos, tienen mayor vigencia en 2020 que cuando los planteó. Estos conceptos son: hegemonía, intelectual-moral y revolución pasiva.

 

Hegemonía:

“Conquistar la mayoría de las masas campesinas significa (…) comprender las exigencias de clase que representan, incorporar esas exigencias a su programa revolucionario de transición, plantear esas exigencias entre sus reivindicaciones de lucha.” (Antonio Gramsci, Antología I, 192)

 

Este concepto surge, originalmente, como un intento del teórico marxista Gueorgi Plejanov (1856-1918) -miembro del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia y uno de los líderes de la Segunda Internacional- para justificar la ausencia de la teoría marxista del materialismo histórico “etapista” en la URSS -según Marx, cada clase social tiene una función histórica clave sin la cual no puede darse la revolución: la burguesía es la encargada de terminar con el sistema feudal y, después, el proletario sustituye el sistema capitalista burgués por la dictadura del proletariado. La propia consumación de la URSS, donde no existió una burguesía que instalase el capitalismo, rompe directamente con el supuesto marxista-. Por ello, se acuña el término de hegemonía para justificar que el proletariado ruso tuviera que llevar a cabo funciones que no pertenecían a su clase.

Gramsci, para completar su concepto de hegemonía, une al concepto de Plejanov una variación del concepto de “alianza de clases” de Lenin, donde añade la necesidad de comprender e incorporar las demandas de los grupos campesinos a los del proletariado. De esta forma busca mejorar la relación con otra clase mayoritaria como el campesinado -generalmente la más asesinada en los procesos revolucionarios-, incluir sus demandas en el discurso político y luchar juntos contra el enemigo común. En este caso el capitalismo.

 

Para Gramsci, los campesinos se encontraban bajo el dominio intelectual de la burguesía y es mediante la cultura con la que estos consiguen hegemonizar al campesinado -en el caso italiano, el autor señala al filósofo Benedetto Croce como uno de los responsables-. A partir de aquí, el objetivo de Gramsci será crear una hegemonía cultural, afín a sus intereses ideológicos, que busque lazos de solidaridad en vez de relaciones de clase y cree una misma “concepción del mundo” que choque con la visión imperante.

 

Intelectual-moral:

“Una parte importante del Príncipe moderno deberá estar dedicada a la cuestión de una reforma intelectual y moral, es decir, a la cuestión religiosa o de una concepción del mundo. (…) El Príncipe moderno debe ser, y no puede dejar de ser, el abanderado y el organizador de una reforma intelectual y moral, lo cual significa crear el terreno para un desarrollo ulterior de la voluntad colectiva nacional popular.” (Antonio Gramsci, Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y sobre el Estado moderno; 15)

 

Atendiendo a otros episodios revolucionarios, Gramsci sabe que toda revolución precede a una revolución intelectual. Sin intelectuales que siembren y justifiquen ideas a las masas, éstas nunca pasarán a la acción y no se podrá subvertir el orden establecido.

Por esto, Gramsci otorga especial relevancia a que los intelectuales comunistas cobren importancia y se “infiltren” en los centros de opinión, manipulando a las masas con ideas socialistas desde la posición de autoridad que les atribuye el hecho de ser “intelectuales”, lo que él denomina “intelectual-moral”. Si consigues infiltrarte en medios de opinión como universidades o medios de comunicación u influir en el pensamiento de una gran parte de la población, determinas la hegemonía cultural del país y consigues tus objetivos sin disparar ni una bala. 

Así pues, Gramsci busca atacar el terreno de los valores, las creencias, la historia, la filosofía y, en definitiva, la cultura como motor revolucionario.

 

“También es importante que en la masa de los intelectuales se produzca (…) una tendencia de izquierda en el sentido moderno de la palabra, o sea, orientada hacia el proletario revolucionario. La alianza del proletariado con las masas campesinas exige esta formación.” (Antonio Gramsci, Antología I, 199)

 

La revolución-pasiva

“La conquista del poder cultural es previa a la del poder político, y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados ‘orgánicos’ infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios”. Antonio Gramsci

 

La clase obrera, hegemonizando a otros grupos, es la encargada de ofrecer discursos alternativos que rompan con la hegemonía cultural de las clases dominantes. La idea es que la sociedad civil influya en las diferentes capas de la sociedad y en la concepción que estas tienen del mundo.

De esta forma, mediante la implantación de intelectuales en los diferentes puntos generadores de opinión (escuelas, universidades, periódicos…), se van estableciendo diferentes dogmas que la clases dominantes absorben como propios, consumándose la revolución-pasiva.

Por último, destacar que la batalla cultural propuesta por Gramsci rompe con los postulados de otros teóricos comunistas que defendían la acción violenta para implantar la dictadura del proletariado. A todas luces, Gramsci supo interpretar la política y la ingeniería social como muy pocos autores.

 

El post-marxismo de Ernesto Laclau

“El término poco satisfactorio de “nuevos movimientos sociales” amalgama una serie de luchas muy diversas: urbanas, ecológicas, antiautoritarias, antiinstitucionales, feministas, antirracistas, de minorías étnicas, regionales o sexuales. (…) Lo que nos interesa de estos nuevos movimientos sociales no es (…) su arbitraria agrupación en una categoría que los opondría a los de clase, sino la novedad de los mismos, en tanto que a través de ellos se articula esa rápida difusión de la conflictuidad social a relaciones más y más numerosas, que es hoy día característica de las sociedades industriales avanzadas.” E.Laclau y C.Mouffe; Hegemonía y estrategia socialista, 203; (cita recogida de A. Laje, El libro negro de la nueva izquierda, 42).

 

Como mencionamos en la introducción, la repentina caída del modelo socialista por excelencia a finales de 1991 puso en una situación especialmente compleja a la izquierda mundial y, aún más, a la izquierda occidental. La URSS cayó por múltiples factores que quedan muy lejos del objetivo de la crítica actual, pero sí señalaremos que fue el resultado de un sistema coactivo, llevado hasta sus últimas consecuencias, que no necesitó de ninguna potencia extranjera para desaparecer.

Con la implosión de la URSS, muchos intelectuales de la izquierda se percatan de que el mundo de finales del sXX dista mucho de parecerse al ideado por Marx y Engels a mediados del s XIX y que, por mucho que intenten avivar la lucha de clases y el sentimiento revolucionario, la consolidación de la clase media y la continua reducción de la pobreza obligan a cambiar las reglas del juego. Dentro de estos intelectuales encontramos a Ernesto Laclau (1935-2014).

Ernesto Laclau, junto con su mujer Chantal Mouffe (1975-2014), se proponen revisar las teorías clásicas del marxismo y adaptarlas estratégicamente a la sociedad actual, lo que se conoce como posmarxismo o post-marxismo. Cabe destacar que la figura de Laclau trascendió del ámbito académico y llegó al político, siendo uno de los padres filosóficos del “socialismo del siglo XXI” –imperante en los países socialistas de hispanoamérica, especialmente Cuba y Venezuela-.

Los obras literarias más conocidas de Laclau son Hegemonía y estrategia socialista (1985) y La razón populista (2005) -ya de por sí títulos bastante reveladores-, entre otros libros como Emancipación (1996) o Los fundamentos retóricos de la sociedad (2014). Estos autores pondrán la mira en los padres marxistas y, muy especialmente, en el comunista italiano Gramsci, al que no añaden cambios significativos pero si matizan algunos de sus conceptos:

 

Clase social, construcción discursiva, hegemonía y articulación y democracia radical

Políticamente Incorrecto incorrectos manipulación de masasClase social: para los teóricos del posmarxismo, el concepto de “clase social” ya no juega un papel prioritario ni existe ningún sujeto con un papel fundamental en la revolución anticapitalista (proletario). Marcando una clara diferencia con los marxistas clásicos, los nuevos conflictos sociales no se originan por razones económicas sino culturales. A diferencia del autor italiano, el proletario deja de ser un sujeto privilegiado en el proceso revolucionario con el fin de guiar a otras clases mediante la hegemonía. Laclau y Mouffe sustituyen al obsoleto proletario por la construcción discursiva de los sujetos.

 

Construcción discursiva: es la adaptación o creación de discursos ideológicos como origen de nuevos conflictos que favorezcan a los objetivos de la izquierda. El proceso se fundamenta en la construcción histórica del discurso y la resignificación de conceptos para originar nuevos agentes de la revolución. No es difícil percibir cómo todos los movimientos sociales contemporáneos se basan en diferentes relatos, carentes de análisis objetivos y orientados al lado emocional del cerebro, que dividen la sociedad en opresores y oprimidos generando así nuevos conflictos civiles.

 

Hegemonía y articulación: al concepto gramsciano de hegemonía, sustituyen las masas campesinas por otras fuerzas sociales y añaden la facultad de que ambos grupos se modifiquen mutuamente mediante el concepto de articulación. De esta forma, diríamos que el concepto de hegemonía posmarxista se fundamenta en la acción conjunta de diferentes fuerzas sociales que se unen frente a un enemigo común, con la particularidad de que dicho proceso termina modificando la identidad de ambos. Esta estrategia resulta más efectiva cuanto más polarizada está la sociedad.

 

Democracia radical: este concepto engloba los tres anteriores y hace alusión a la erosión política y social que la izquierda debe generar, a través de diferentes  nuevos conflictos, para conseguir sus objetivos en el nuevo s XXI mediante la batalla cultural; “proyecto de una democracia radicalizada como alternativa para la izquierda” . ¿Alguien duda de la polarización, el maniqueísmo y la erosión de las democracias occidentales durante los últimos años?

 

Citas reveladoras de otros intelectuales posmarxistas contemporáneos:

Por si lo expuesto arriba no reflejase suficientemente bien la batalla cultural que vienen practicando diferentes corrientes de izquierda desde el primer tercio del siglo pasado y, todavía con más incidencia, desde la consolidación del socialismo del sXXI y el posmarxismo, hemos recopilado algunas citas de intelectuales post-marxistas que evidencian una estrategia global de la izquierda para promover conflictos sociales a través de minorías y desestabilizar las sociedades como forma de alcanzar el poder:

 

El uruguayo Sirio López Velasco, intelectual contemporáneo, nos explica lo siguiente: 

“la tarea crítico-utópica ecomunitarista hoy es colocada en manos de un bloque social heterogéneo, con forma de movimiento, que agrupa a los asalariados, los excluidos de la economía capitalista formal, las llamadas minorías (que a veces son mayorías, como las mujeres, y algunas comunidades étnicas en algunos países), las minorías activas (sobre todo en movimientos, partidos, sindicatos y organizaciones no gubernamentales, y en especial muchas de carácter ambientalista), los pueblos indígenas que sin asumir una postura identitaria a-histórica esencialista, quieren permanecer y transformarse sin aceptar el dogma de los “valores” capitalistas de la ganancia y el individualismo, y los movimientos de liberación nacional que combaten el recrudecido imperialismo yanqui-europeo” Sirio López Velasco, “El socialismo del siglo XXI. En perspectiva ecomunitarista a la luz del socialismo real del s XX”; 40

 

En Argentina, el reconocido sociólogo Atilio Borón nos ofrece el siguiente análisis:

Si el capitalismo del siglo XIX y comienzos del XX podía postularse desde la centralidad excluyente del proletariado industrial, los datos del capitalismo contemporáneo (..) demuestran el creciente protagonismo adquirido por masas populares que en el pasado eran tenidas como incapaces de colaborar en -cuando no claramente opuestas a- la instauración de un proyecto socialista.” Atilio Borón. ¿Hay vida después del neoliberalismo?; 171-172

En conclusión, la construcción del “sujeto” del socialismo del siglo XXI requiere reconocer, antes que nada, que no hay uno sino varios sujetos. Que se trata de una construcción social y política que debe crear unidad allí donde existe una amplia diversidad y heterogeneidad” Idem. 178

 

El alemán Heinz Dieterich, ex asesor de Chávez y conocido intelectual del socialismo del siglo XXI, comenta lo siguiente sobre los sujetos de liberación -entiéndase revolucionarios-: 

“el reconocimiento de que los sujetos de liberación serán multiclasistas, pluriétnicos y de ambos géneros” (H. Dieterich; “Hugo Chávez y el socialismo del Siglo XXI”; 144.

“la clase obrera seguirá siendo un destacamento fundamental (…) pero probablemente no construirá su fuerza hegemónica”. (Idem, 147)

 

En la misma línea, el sociólogo venezolano Rigoberto Laz apunta que el socialismo del siglo XXI sólo puede tener éxito “apostando duro por el impulso de prácticas subversivas que propaguen el efecto emancipatorio de las rupturas, de los conflictos, de las contradicciones”

 

Alexander Buzgalin, otro conocido intelectual posmarxista, esta vez de la madre Rusia, llega a conclusiones “sorprendentemente” similares a las de sus otros camaradas:

“El socialismo del siglo XXI es la asociación de los trabajadores y ciudadanos en general (…) así se suman a los sindicatos los diversos movimiento sociales (mujeres, etnias discriminadas por el racismo, campesinos, ecologistas, etc.), las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones informales no permanentes y muy flexibles que agrupan a gentes movidas puntualmente por causas comunes” (A. Buzgalin, “Socialismo del Siglo XXI”)

 

De manera asombrosamente parecida el filósofo, ex guerrillero boliviano y ex vice-presidente de Evo Morales, Álvaro García Linera, afirma que:

“Iniciamos así una relectura, o más bien una ampliación de nuestra mirada, desde lo obrero muy centrado en Marx, o al menos en las obras clásicas de Marx y Lenin, hacia la temática de lo nacional, de lo campesino, hacia la temática de lo que se llama las identidades difusas. Ahí nace una nueva etapa -hacia el año 1986- que se mantiene hasta hoy, de preocupación en torno a la temática indígena… supe incorporar la temática indígena en un esfuerzo por volverla comprensible y entendible a partir de las categorías que yo tenía; mi autoformación era básicamente marxista. (…) Toda revolución implica un tipo de alianzas, aun la guerra de clases es exitosa si logra aislar, desmoralizar, debilitar al adversario y acoplar a potenciales aliados, esa es la idea de una hegemonía”. (P. Stefanoni, F. Ramírez, M. Svampa; “Las vías de la emancipación. Conversaciones con Álvaro García Linera”, 11-13; 63)

 

Otras citas de referentes en la izquierda española contemporánea:

 

Por otra parte, en España también abundan los políticos de izquierdas que han leído a los autores anteriormente citados y que aplican, de forma lamentablemente efectiva, los conceptos teóricos:

Juan Carlos Monedero, conocido como el “ideólogo de Podemos”, ha teorizado bastante sobre el cambio de paradigma y la tendencia actual de los partidos de izquierda en su libro “La izquierda que asaltó el algoritmo” -en el que cita a Gramsci en diferentes ocasiones-.  En él, deja clara su estrategia política en párrafos como:

“La izquierda tiene que ir armando algoritmos alternativos que asalten a los algoritmos usados por el poder para bajar unos cuantos grados su inmunidad y hacer ascender, de manera directamente proporcional, su ignominia. Los nuevos comuneros no asaltan los cielos, sino los algoritmos alojados en la nube.” (p. 143).

 

Así mismo, Juan Carlos Monedero también es consciente de la importancia del lenguaje en la subversión cultural, como plasma en otro de sus libros “Lenguaje, ideología y poder. La palabra como arma de persuasión ideológica: cultural y legislación”. Volveremos a la desvirtuación del lenguaje como forma de manipulación de masas en el siguiente punto.

 

Otra persona que se encuentra en la primera línea de la política española y que es perfectamente consciente de las necesidades de dar la batalla ideológica -tanto que para él pasa a ser una batalla a una guerra-, es Iván Redondo, el principal asesor del PSOE y, según muchos periodistas, el principal arquitecto del proyecto socialista actual. En una entrevista a El País, se recoge la siguiente frase sobre los asuntos que tienen pensado abordar legislativamente: 

“…asuntos como la guerra cultural y la reforma de la Constitución. Cada propuesta legislativa será abordada en su momento”. En este punto, queremos hacer un inciso para recordar que la dictadura de Hugo Chávez en Venezuela llegó de forma democrática para, una vez en el poder, cambiar la constitución y destruir el sistema desde dentro, imponiendo su totalitario Socialismo del siglo XXI”. 

Siguiendo con el gurú del presidente, él tiene claro qué emociones debe atacar electoralmente: “La tres principales emociones con las que se puede jugar en una campaña son el miedo, el rechazo y la esperanza”

 

Por último, no podemos cerrar el apartado sobre la manipulación cultural y las declaraciones de políticos españoles de la izquierda contemporánea sin recoger una gran cita -entre muchas otras- que nos deja el ex líder de Podemos, Vicepresidente Segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias. Por si al lector le quedase alguna duda sobre la relación de los teóricos comunistas del siglo pasado el panorama político actual, Iglesias nos lo explica así:

“¿Realmente queréis comprender qué hay detrás de La Tuerka? ¿Queréis entender por qué Errejón dice lo que dice? ¿Queréis comprender a Juan Carlos Monedero o las intenciones de este humilde presentador? Aquí está la respuesta: Antología, de Antonio Gramsci. (…) El creador del concepto de hegemonía para entender la lucha política y para prevernos también de los límites del determinismo económico. (…) Nosotros pretendemos lo contrario, que el pensamiento de ese genio de la revolución, de la política, del periodismo, de la historia, perviva para siempre.” Pablo Iglesias en la introducción de un programa en La Tuerka

 

¿Es normal que diferentes autores internacionales lleguen a las mismas conclusiones que Gramsci y Laclau? ¿Es casualidad que todos utilicen exactamente los mismos conceptos y diseñen la misma estrategia? ¿Es casual que los ideólogos de Podemos fueran profesores universitarios y su movimiento comenzase en la Universidad Complutense de Madrid?

En Políticamente Incorrecto pensamos que no. Por si los propios nombres de las obras de estos autores no fueran suficientemente explícitos, todos promueven las mismas ideas, los mismos conceptos y las mismas estrategias de manipulación de masas poniendo el foco en la cultura. Queramos creerlo o no, estamos inmersos en una batalla cultural donde se están estableciendo verdades absolutas sin ningún respaldo histórico ni científico, más allá de la construcción discursiva que diferentes autores pretendan darle. 

 

Casualmente, la gran mayoría de los conflictos sociales que hemos visto en los últimos años han sido llevados a cabo por minorías e inicialmente respaldados por partidos de izquierda, con el posterior apoyo de otros partidos de centro-derecha que no consideran importante dar la batalla cultural -o con miedo o intereses ocultos en darla-. Feminismo radical, Black Lives Matter, indigenismo, calentamiento global, inmigración masiva ilegal… De nuevo, volvemos a encontrar evidentes paralelismos entre las estrategias culturales que diseñaron referentes de la izquierda y nuestra situación político-social actual. 

La batalla cultural es un tema muy amplio y complejo como para tratar de abordarlo en unas páginas, por lo que hemos dejado muchos conceptos sin abordar como la “subversión ideológica” o “Foro de Sao Paulo”. En esta crítica hemos intentado evidenciar la relación entre las teorías marxistas sobre la toma del poder mediante la cultura y los conflictos sociales y culturales que estamos viviendo a día de hoy. Si te ha parecido de interés -o preocupación-, te invitamos a leer las obras citadas en la bibliografía sobre manipulación cultural, las cuales aportarán un conocimiento mucho más profundo y exacto que la lectura actual.

 

También hemos dejado a un lado muchos otros representantes del marxismo cultural: como los integrantes de la Escuela de Frankfurt, donde destacamos a Hebert Marcuse (1898-1979), y otros autores tan influyentes como Foucault (1926-1984) o Sartre (1905-1980). Marcuse y Foucault -junto con Freud, explicado en la primera parte- fueron dos de los autores más destacados en la denominada “Revolución sexual” y han tenido gran trascendencia en algunas corrientes contemporáneas, especialmente el feminismo, donde Foulcaut y Simone de Beauvoir (1908-1986) serían dos de los referentes feministas habituales. Queremos hacer especial hincapié en estos dos autores y su siniestro apoyo a la pedofilia, movimiento que en los últimos años esta resurgiendo y que consideramos especialmente preocupante. No queremos explayarnos más en un punto que tratamos en nuestra Crítica al Feminismo Radical, pero sí queremos dejar claro el apoyo de estos intelectuales a un acto tan monstruoso como la pedofilia -es bastante conocida al respecto la carta de 1977 donde se pedía la liberación de tres hombres acusados de haber mantenido relaciones sexuales con menores bajo el lema “Tres años de prisión por besos y caricias, eso es suficiente”. Esta carta fue firmada por intelectuales como: Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Roland Barthes y el propio Foucault, entre otros-.

Tampoco hemos abordado la clara inclinación ideológica de muchos medios de comunicación, universidades e instituciones gubernamentales que, a priori, deberían ser objetivas e imparciales. Al respecto, dejamos en contenido recomendado una entrevista a la profesora y escritora Anabel Laureli, la cual lleva los últimos dieciséis años estudiando la manipulación y el adoctrinamiento en las universidades argentinas y ha hecho un estudio muy completo al respecto llamado: “Adoctrinamiento marxista como estatizar la mente del individuo”.

 

El tema que sí vamos a abordar, y que es absolutamente clave para la manipulación de masas en general y la instauración de regímenes autoritarios en particular, es la manipulación del lenguaje.

 

 

Manipulación en el lenguaje:

“La Revolución se habrá completado cuando el lenguaje sea perfecto.” George Orwel 1984

 

Son muchos los autores y los estudios que han salido en defensa del lenguaje en los últimos años. Estamos viviendo una deliberada manipulación del lenguaje al más puro estilo orweliano, la cual no es nueva, pero sus resultados empiezan a ser más que inquietantes. 

En este punto haremos la crítica de Políticamente Incorrecto sobre la manipulación del lenguaje, pero como siempre, invitamos al lector que quiera saber más sobre un tema tan profundo y de actualidad como éste, a ir al material recomendado, donde encontrará las reflexiones de profesionales de primera mano.

 

Sin lenguaje, no hay pensamiento

“¿No ves que el objetivo final de la neolengua es reducir el alcance del pensamiento? Al final conseguiremos que el crimen del pensamiento sea literalmente imposible, porque no habrá palabras con las que expresarlo.“ George Orwell 1984

 

El lenguaje y el pensamiento están directamente relacionados y son fundamentales en el proceso de construcción del desarrollo personal y social de los individuos. Los seres humanos pensamos con palabras, por lo que si suprimimos el lenguaje, también restringimos nuestro pensamiento. La relación entre ambos procesos es evidente y la única discrepancia dentro de la comunidad científica viene marcada sobre qué ocurre antes, si el lenguaje o el pensamiento.

A caballo entre finales del s XIX y principios del XX encontramos al ruso Lev Vigotsky (1986-1934), uno de los autores más destacados dentro de la psicología del desarrollo, el cual defendía la “Teoría Simultánea”, afirmando que existen elementos que influyen el la estructuración del pensamiento, especialmente el lenguaje. Su obra más representativa es “Pensamiento y Lenguaje” (1934).

Así pues, entrando en expertos contemporáneos, dentro de los autores que defienden la tesis de que el lenguaje es previo al pensamiento encontramos a Noam Chomsky, un experto en la materia con obras de gran notoriedad –”Los guardianes de la Libertad” (1988) o “La arquitectura del lenguaje” (2003), por ejemplo- o Peter Carruthers, con su defensa de que las acciones lingüísticas son las que hacen que nuestros pensamientos puedan emerger a la conciencia, la atención y la memoria de trabajo. Este autor también cuenta con un amplio número de obras publicadas como “La arquitectura de la mente”. 

Sea como fuere el orden, la influencia del lenguaje en la capacidad y estructuración del pensamiento es fundamental. Es por esto que el lenguaje juega un papel predominante dentro de la manipulación de individuos -aislados o en colectivos- y es por ello que las diferentes corrientes totalitarias -antiguas o actuales- están detrás de controlar nuestro lenguaje y, por ende, nuestra forma de pensar. Sin lenguaje, no hay pensamiento.

 

El uso de los sentimientos en el lenguaje:

 

“Seguramente cualquier historiador, mínimamente solvente, diría que las construcciones ideológicas de todos los nacionalistas con respecto a su propia nación (…) no resiste un análisis historiográfico, muy bien, pero ¿a quién le importa la historiografía? la gente se siente catalana, vasca, española y eso tiene un peso agregador enorme.” Pablo Iglesias ex Vicepresidente Segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030

 

Ya hemos visto la importancia de aplicar los sentimientos y apelar al lado emocional para que los mensajes e ideas calen de forma efectiva en las masas. Cómo argumentos racionales, con datos y referencias, es asumido de una forma mucho más compleja que argumentos sencillos de tinte emocional que apelen a los sentimientos y no a la razón.

No en vano, uno de los lemas más repetidos por los nazis en las elecciones de 1933 fue Votad sentimiento, el cual fue replicado en España durante 2003 por Carod-Rovira, presidente de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).

El uso de los sentimientos es solo una de las múltiples similitudes que podemos encontrar entre el partido del Tercer Reich y el nacionalismo de los Países Catalanes, así como el adoctrinamiento de niños en las escuelas, el señalamiento y la agresión de disidentes, la politización del deporte, la utilización de la raza como elemento diferenciador entre ellos y nosotros o la deshumanización del enemigo -habitual en todos los regímenes totalitarios y genocidas-, los judíos eran ratas para Hitler, insectos o cucarachas eran los campesinos para Lenin y “bestias carroñeras, víboras, hienas con una tara en el ADN” los españoles para Quim Torra -nótese la evidente superioridad racial y física de estos siniestros personajes-. En este sentido, cabe señalar el uso cada vez más extendido del insulto fascista para legitimar actos violentos, basados en el racismo o la intolerancia, contra otras personas que piensan diferente. Al más puro estilo de los camisas negras.

De esta forma, con el uso deliberado de argumentos emocionales, el discurso político y la comunicación al ciudadano se reducen a cuatro eslóganes sencillos, dos ideas económicas básicas y un sin fin de argumentos sobre lo buenos que somos nosotros y lo malos que son ellos, buscando impactar en nuestros sentimientos de amor y odio, dividirnos y traducirlo en votos

El ciudadano es el principal damnificado de estos argumentos que priman la forma al contenido, ya que se le priva de una información objetiva de calidad y de la posibilidad de llevar a cabo un análisis crítico. Cuando se apela a los sentimientos, solo aquellas personas con algún tipo de trastorno mental pueden estar en contra de acabar con la pobreza, los asesinatos de mujeres, la corrupción o fomentar la educación, por lo que manipular el lenguaje utilizando los sentimientos es una fantástica forma de conseguir adeptos sin necesidad de explicar cómo piensas acabar con dichos males y qué acciones concretas vas a aplicar.

 

Dentro de los medios de comunicación también se aplican los sentimientos para deslegitimar argumentos o a las personas que los llevan a cabo –falacia ad hominem-. Esto lo podemos observar en la mayoría de debates políticos transmitidos por televisión, donde aquellos periodistas que carecen de argumentos, se autoproclaman portavoces del pueblo y tratan de deslegitimar a su adversario enumerando algunos de los problemas de la sociedad, apelando al lado emocional, en vez de atacar ideas desde un punto de vista racional y con datos que apoyen los argumentos planteados. Una forma sutil de censurar a tu oponente.

En lo que se refiere a la comunicación habitual entre ciudadanos, debemos prestar especial atención a las palabras que utilizamos, no resulte que alguna persona se dé por ofendida y te tachen con algún descalificativo típico por el simple hecho de dar tu opinión. 

Así pues, las palabras que estructuran el lenguaje deben pasar un exhaustivo filtro de los sentimientos -como si fuese habitual que las personas nos comunicásemos insultando u ofendiéndonos unos a otros-, priorizando los sentimientos a la razón y la formas al fondo del mensaje. El perfeccionamiento de la manipulación del lenguaje como forma de manipulación de masas.

 

Lenguaje inclusivo:

«expurgar el Diccionario para hacerlo seráfico y biempensante no dejaría tampoco de ser una reiterada expresión de una nueva forma de censura difusa, no impuesta por el Estado, el Partido o la Iglesia, sino por la etérea instancia que decreta lo políticamente correcto». Darío Villanueva. Director de la Real Academia Española 

 

El lenguaje inclusivo es uno de los pilares del feminismo radical a nivel mundial donde se busca “visibilizar” a la mujer mediante la transformación del lenguaje, ya que parten de la premisa de que el lenguaje actual es machista y no representa a las mujeres. En los últimos años, a esta reclama se han sumado otras minorías LGTBQ+ que demandan una corrección del lenguaje en el que se sientan incluidos.

Al parecer, desde hace en torno a mil años que surgió el castellano en las zonas limítrofes de La Rioja -las fuentes escritas más antiguas de lo que comenzó a parecerse al castellano datan en torno al siglo X-, ni los autores del Siglo de Oro, ni la Escuela de Salamanca, ni los de la Generación del 98, ni los de la Generación del 27, ni todas las personas que han utilizado el castellano a lo largo y ancho del mundo, lo habíamos utilizado de forma correcta y tolerante. Es por ello que ahora aparecen estos eminentes lingüistas de la neolengua a sacarnos de nuestro fatídico error, corregirnos y enseñarnos a hablar.

 

No son pocos los políticos, periodistas o activistas que se han sumado a esta nueva ola, intentando modificar la forma en la que hablamos mediante la creación de términos no binarios completamente nuevos o readaptando palabras preexistentes.

El lenguaje inclusivo es un fenómeno mundial que ataca a todas las lenguas y culturas -aunque su principal foco de actuación se encuentra en la cultura occidental- y busca institucionalizarse de forma oficial, obligando a los ciudadanos a formar parte de su exclusividad. Así pues, la agenda de lo políticamente correcto es la misma, aunque cada país se encuentre en una fase de implementación diferente.

 

Avance del lenguaje inclusivo por países:

En Francia, la Academia Francesa de la lengua se manifestó abiertamente en contra de este fenómeno y calificó al pronombre neutro de “aberración inclusiva”. Más tarde, el primer ministro francés Edouard Philippe prohibió el uso del lenguaje inclusivo en los textos oficiales. Aún así, la presión de grupos feministas consiguieron que se prohibiera el uso de “mademoiselle”, equivalente a “señorita”, por motivos discriminatorios en el pueblo de Cesson-Sevigne.

 

En el país germano, donde no cuentan con una Real Academia que regule el lenguaje sino con una asociación de más de 36.000 miembros (Asociación de la Lengua Alemana), surgió un grupo de intelectuales -miembros de dicha asociación- contra lo que denominan “construcciones lingüísticas ridículas”. Estos intelectuales alemanes -donde encontramos desde artistas y políticos famosos hasta filósofos y escritores de renombre- abogan por lo que denominan: “Igualdad sí, locura de género no”. Sin embargo, el lenguaje inclusivo se habría instalado en las escuelas de preescolar alemanas, donde se enseña a los niños a evitar los pronombres de género “él” o “ella”, a fin de no “inculcar estereotipos de género” -aclaramos al lector que no haya leído nuestra crítica al feminismo radical, que para los intelectuales de la ideología de género y el feminismo denominado de “tercera ola” el género es una construcción cultural, ajena a la naturaleza o la biología-.

 

Por otro lado, en Suecia, uno de los países más avanzados en igualdad de género -tanto que quisieron llevar la igualdad hasta el retrete, promoviendo un proyecto de ley para obligar a los hombres a orinar sentados- la Academia Sueca ha creado el nuevo término neutro oficial “hen” para referirse, de forma políticamente correcta, a aquellas personas que no se adscriben a los géneros habituales. 

 

Uno de los casos más avanzados y sangrantes es el de Canadá, donde el Estado ha impuesto a sus ciudadanos referirse a las personas por el pronombre de género con el que se autoperciban, a riesgo de ser sancionados con multas e incluso cárcel. Se ha establecido la “identidad de género” y “expresión de género” tanto en el Código de Derechos Humanos de Canadá, como en la categoría de crimen de odio de su Código Penal -también modificaron el himno oficial para hacerlo inclusivo-. 

Así pues, los canadienses están obligados a modificar su lenguaje y referirse a las personas con los pronombres de género con los que ellos se identifiquen, si no quieren verse implicados en un posible delito de odio. No se trata de visibilizar a las mujeres o las minorías, se trata de utilizar la ley para imponer una nueva forma de hablar -la neolengua-.

Comentar que frente a esta ley, han surgido diferentes expertos en oposición frontal, ya que interpretan esta medida como una ley totalitaria que atenta directamente contra la libertad de expresión de los canadienses. Dentro de esta batalla cultural, uno de los máximos representantes contra la corrección política es Jordan Peterson, experto en psicología clínica y profesor en psicología -también es autor de diferentes libros éxitos de ventas- que se ha hecho viral con sus interesantísimas conferencias, charlas y clases. Desde Políticamente Incorrecto recomendamos encarecidamente el contenido de este autor.

 

En el caso de España, llevamos unos cuantos años escuchando a políticos y periodistas hablar de todes, nosotres, nosotrxs… y, como no es de extrañar, nuestra vicepresidenta actual propuso a la Real Academia Española la adaptación de la Constitución a los estándares del lenguaje inclusivo. Por suerte, la RAE se opuso a la adaptación de la Carta Magna aunque, relacionado con el sexismo lingüístico, también mencionan “los trabajos que está desarrollando la RAE en favor de una mayor feminización del lenguaje” o “las modificaciones que se están llevando a cabo en el Diccionario de la Lengua para eliminar expresiones sexistas”. 

 

Independientemente de lo que diga la RAE, muchos políticos españoles tienen en su agenda promover la corrección política y, digan lo que digan las personas encargadas de preservar el idioma, deben imponer el lenguaje inclusivo aún a sangre y fuego -no respetan ni la separación de poderes, van a respetar a los teóricos de la RAE-.

Así pues, tuvimos en Andalucía el caso donde la Consejería de Educación obligó a los profesores a utilizar lenguaje no sexista en las escuelas, a fin de cumplir con el “II Plan de Igualdad de Género en Educación”

Veremos cómo acaba esta disputa cultural en nuestro país. Lo que está claro es que ni los activistas ni los políticos cesarán en su empeño de someternos a su agenda.

 

El propósito del lenguaje inclusivo respecto a evitar herir los sentimientos de otras personas puede parecernos muy noble, el problema viene cuando te obligan socialmente a cambiar tu forma de hablar por temor a herir los sentimientos de la otra persona. Al comunicarnos y ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión, asumimos implícitamente el riesgo de ofender o ser ofendidos. Habrá algunos que tiendan a ofender más que otros, pero desde luego la mayoría de las personas no van por la vida insultando u ofendiendo adrede a sus vecinos. Es por ello que no vemos lógico que el conjunto de la sociedad deba cambiar su forma de hablar por miedo a herir los sentimientos de determinadas minorías, como si al resto no nos irritasen u ofendiesen otras cosas en nuestro día a día.

Además, el lenguaje inclusivo, igual que la ideología de género, se está imponiendo de arriba a abajo en nuestra sociedad. No es una evolución natural ni un movimiento que surge del pueblo de manera espontánea. Son medidas impuestas por las élites que buscan convertirse en ley, como ya ha ocurrido en diferentes países occidentales. Al final, es el Estado el que nos impone legalmente hablar de una determinada manera, como el Hermano Mayor.

 

Vaciar a las palabras de su significado original: 

“Seguro que crees que nuestro trabajo consiste en inventar palabras nuevas. ¡Pues no! Lo que hacemos es destruirlas, decenas, cientos de palabras al día. Esta­mos podando el idioma. Ni una sola de las palabras en la undécima se quedará anticuada antes de 2050.” George Orwel, 1984.

 

Una de las formas de manipulación de masas que más vemos hoy en día es utilizar palabras existentes, especialmente aquellas que las personas tienen asociadas a una connotación positiva, para renombrar palabras que no significan eso

Con esta técnica, evitan emplear palabras que las masas tengamos asociadas a conceptos negativos, sustituyéndolas por palabras neutras o directamente opuestas.

Además, una palabra vacía o semivacía de contenido es perfectamente aceptable por todos, de forma que la asimilación y el contagio de la misma es aún más rápido en la sociedad. 

“No hay a quien le vendas que la palabra dictadura mola, la palabra que hay que disputar es la palabra democracia.” Pablo Iglesias, ex Vicepresidente Segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030

 

Sin alejarnos de Podemos, Juan Carlos Monedero es otra de las personas que ha estudiado la utilización del lenguaje como forma de manipular a la sociedad y alcanzar el poder. Tal y como plasma en su obra: “Lenguaje, ideología y poder. La palabra como arma de persuasión ideológica: cultural y legislación”.

 

Uno de los máximos exponentes teóricos de la manipulación del lenguaje vaciando el significado de las palabras es, una vez más, Ernesto Laclau, que a esta técnica le acuñó el nombre de: “significante flotante”.

 

  • Ejemplos de palabras que han sido vaciadas de su significado original

Algunos ejemplos de palabras vacías o reutilizadas para engañar a las masas de uso común:

  • Feminismo: el feminismo actual es una ideología, de carácter totalitario, que busca la supremacía de la mujer frente al hombre en todos los ámbitos posibles; nada que ver con el feminismo original y noble de primera ola, del cual han tomado el término. 
  • Feminicidios: asesinatos de mujeres a manos de hombres por el hecho de ser mujeres. Este término lo han acuñado medios de comunicación y políticos, siendo popular hoy en día escuchar este término entre los ciudadanos. “Feminicidios” es una palabra creada ad hoc para el feminismo radical contemporáneo como forma de dividir la sociedad en “buenos y malos”. La LIDVG asume directamente que la causa de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas se debe única y exclusivamente al género de la víctima,  lo cual es evidente y absolutamente mentira –“nos matan por ser mujeres”-. De esta forma se crean palabras que apoyen el relato de buenos y malos, donde una parte de la población son seres de luz a los que hay que creer sí o sí, mientras que otros son violadores en potencia que deben demostrar su inocencia.
  • Social: a menudo utilizada para referirse a lo “público”, palabra muy quemada desde el siglo pasado y, especialmente, desde las dictaduras en Cuba y Venezuela.
  • Fascista/nazi/falangista: utilizado para referirse a ideologías o personas de derechas o liberales cuando, realmente, eran ideologías socialistas y, por consiguiente, de izquierdas.
  • Progresista: nuevo término para referirse a una persona de “izquierdas” o “socialista”. Aprovechan el sentido positivo que se le atribuye al “progreso” y a lo nuevo para renombrarse -lo cual también es una falacia, ya que lo nuevo no es intrínsecamente mejor que lo existente por el simple hecho de ser nuevo-.
  • Socialismo del Siglo XXI: término acuñado desde el Foro de Sao Paulo para referirse a las dictaduras comunistas de Hispanoamérica como Cuba y, especialmente, Venezuela.
  • Neoliberalismo/neoliberal: actualmente utilizado en un sentido peyorativo para referirse a personas o actitudes liberales cuando, originalmente, el concepto de neoliberalismo fue introducido por el socialista alemán Alexander Rüstow cuyo término estaba más próximo a la socialdemocracia que al liberalismo -obsérvese cómo en este caso el factor “novedad” no juega un papel positivo-. 
  • Apoyo europeo: rescate económico de toda la vida, de los que aumentan la deuda pública del país, endeudan a las generaciones futuras y reducen la soberanía nacional.
  • Mayoría social o gente: sustituye al término “proletariado”, debido a su desgaste durante el siglo anterior.
  • Motor de cambio/cambio: revolución.
  • Sujetos de liberación/sujetos de cambio: revolucionarios de izquierdas.
  • Revolución: golpe de Estado o intento del mismo por parte de grupos de izquierda.
  • Cancelación/cultura de la cancelación: censura o sistema donde se censuran todas las ideas contrarias al discurso único de lo políticamente correcto.
  • Restricción de la movilidad nocturna: toque de queda, habitual en los estados totalitarios.
  • Democracia: muchas personas influyentes utilizan la palabra democracia cuando se refieren a dictadura o dictadura del proletariado por la evidente carga peyorativa de esta palabra.

 

  • Ejemplo de cómo se vacía el significado de las palabras en los medios de comunicación

Para terminar este punto, no podemos dejar de mencionar un ejemplo muy claro de cómo a través de los medios de comunicación, en este caso un medio público, vacían de significado el concepto “liberal” o “liberalismo”

Tras retorcer el término con inexactitudes y definiciones poco precisas, este programa busca confundir a su audiencia llegando incluso al extremo de afirmar que la ideología liberticida por excelencia, también puede ser liberal. De esta forma, la presentadora cierra su programa en RTVE afirmando: “podríamos llegar a afirmar algo que, es verdad, suena raro y contradictorio: el comunismo occidental es bastante liberal.” A este respecto, su no menos erudito compañero sentencia: “Lo es, lo es. Y más de uno renegará y argumentará en contra, pero lo hará en un plano teórico.” 

En fin, ¿qué podíamos pensar en Políticamente Incorrecto sobre un programa llamado Pienso, luego estorbo? Pienso, luego discrepo. Para ver una crítica más detallada sobre esta burda manipulación del concepto “liberalismo”, recomendamos el video del profesor Rallo.

 

Causa estupor ver cómo, una vez más, la distopía orweliana tiene claros paralelismos con nuestro presente: 

LA GUERRA ES LA PAZ

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

 

Palabras mordaza: 

“La realidad está definida con palabras. Por lo tanto, el que controla las palabras controla la realidad”. Antonio Gramsci

 

Las palabras mordaza – concepto tomado de la excelente conferencia de César Vidal: La manipulación del lenguaje como arma política- son aquellas palabras, reales o inventadas, empleadas para silenciar a un oponente de forma rápida y directa. Son palabras con una enorme carga peyorativa en la sociedad que, en el mismo momento de nombrarlas, la persona agraviada se queda paralizada y estigmatizada, independientemente de los argumentos empleados o de si la palabra mordaza está correctamente utilizada en el contexto o no.

Estas palabras tuvieron una importancia mayúscula en los totalitarismos del siglo pasado, ya que permitían deslegitimar al adversario político -cuando no matarlo- sin necesidad de profundizar en ningún argumento. 

 

  • Ejemplos de palabras mordaza

A día de hoy, podemos observar múltiples palabras mordaza de uso político, mediático o civil. Algunas de las más comunes son:

Políticamente Incorrecto comunismo big brother

  • Facha o franquista: aplicado a personas que se sienten orgullosas de su país -en este caso España- o tienen sentimientos patrióticos.
  • Fascista o reaccionario: cualquier persona que no esté de acuerdo con las ideas o medidas llevadas a cabo por la izquierda.
  • Machista, misógino o heteropatriarcal: utilizado contra cualquier persona que critique o tenga una opinión diferente del movimiento feminista radical. Los hombres homosexuales e incluso otras mujeres tampoco están a salvo de estos descalificativos o similares.
  • Negacionista: palabra mordaza bastante amplia que se utiliza para señalar tanto a personas que niegan la existencia del COVID19 o la forma esférica de la Tierra, como a aquéllas que simplemente discrepan de la versión oficial del Estado. Últimamente utilizada en relación a las medidas y el abuso de poder político a raíz de la pandemia por coronavirus aunque, desde hace unos años, se utiliza para aquéllos que discrepan respecto a que el calentamiento global se deba exclusivamente a la acción directa del ser humano.
  • Conspiranoico: otra palabra que sirve a modo de cajón de sastre donde caben múltiples posibilidades de consipiracionismo. Desde aquellos que defienden la existencia de una élite reptiliana gobernante, hasta aquellos que denuncian la existencia de organizaciones supra naciones que llevan a cabo acciones subversivas con fines geopolíticos en países extranjeros o a cualquier persona que contemple teorías alternativas de poder, alejadas de la opinión pública -como si el ejercicio del poder en la sombra no hubiese sido una constante a lo largo de la historia-.

 

El uso de la censura:
“La Libertad consiste en poder decir que dos y dos son cuatro. Admitido eso, se deduce todo lo demás” George Orwell, 1984, 91

 

Definición y aplicación de la censura

La censura proviene de la palabra latina censor, que era aquella persona encargada de supervisar el comportamiento del público y la moral y, por consiguiente, censurarlo.

Aplicado a nuestros días, podríamos decir que la censura es la supresión de ideas, actitudes o material de comunicación que puede ser considerado ofensivo, dañino, inconveniente o innecesario para el interés de aquellos organismos con poder suficiente como para silenciarlo.

La censura se ha aplicado a lo largo de los siglos por todas las civilizaciones ya que, hasta hace muy poco tiempo en términos históricos, la condición habitual del hombre ha sido siempre la de vasallo cuando no esclavo. La casta dominante determinaba qué era apropiado y qué no, qué chistes eran graciosos y cuales podían suponerte perder una mano, o qué críticas podían ser aceptadas y cuáles terminaban con tu vida. La censura siempre ha sido un elemento de control de masas, que impide expresar -y pensar- opiniones propias que puedan ser contrarias a la casta dominante.

En sociedades libres y democráticas como en las que esperamos vivir en el siglo XXI, no debería permitirse ningún tipo de censura. La triste realidad es que vivimos momentos convulsos, donde se vuelve a perseguir el pensamiento como en las épocas de espadas y castillos amurallados, o como los vergonzosos totalitarismos del siglo pasado. 

 

la Censura en los totalitarismos

“Todas las dictaduras, de derechas y de izquierdas, practican la censura y usan el chantaje, la intimidación o el soborno para controlar el flujo de información. Se puede medir la salud democrática de un país evaluando la diversidad de opiniones, la libertad de expresión y el espíritu crítico de sus diversos medios de comunicación.” Mario Vargas Llosa

 

La censura es vital para la consolidación de cualquier régimen totalitario. En los Estados totalitarios no se persigue tanto la acción como el pensamiento, ya que si no eres libre de hablar o pensar, será mucho menos probable que actúes en contra de los intereses del Estado. 

Es una censura institucionalizada que parte del Estado contra sus ciudadanos, comienza persiguiendo ideas u opiniones disconformes mediante la ley, y se consolida estableciendo la policía del pensamiento.

La policía del pensamiento encargada de cumplir los designios del líder y perseguir cualquier tipo de disidencia en el Tercer Reich fueron las SS de Himmler y, en la URSS, la Cheká de Dzerzhinski. Señalamiento y linchamientos públicos, persecución de disidentes, encarcelamientos de familias enteras, asesinatos indiscriminados, trabajos forzados y de exterminio; cuando se implanta el Terror, la censura es implacable.

La Alemania Nazi llevó a cabo un control total de la disidencia, desde la vida política hasta la vida privada de los alemanes, a través de organismos como la Oficina Central de Seguridad del Reich o RSHA.

De manera bien significativa, la RSHA se creó una vez iniciada la segunda guerra mundial, mientras la incertidumbre, el caos y el miedo se extendía por todos los países beligerantes. Como ya hemos dicho anteriormente, es durante situaciones de miedo e incertidumbre -provocadas o casuales- cuando los tiranos aprovechan para recortar libertades fundamentales a sus ciudadanos, ya que estos no suelen quejarse. 

Contrario a lo que muchas personas piensan, la censura y la persecución de disidentes no es una cuestión ideológica donde una persona puede estar a salvo si son “sus políticos” los que están censurando ideas. Es una cuestión de vivir en libertad o esclavitud. Como nos demuestra la historia, cuando le recortan libertades a tu vecino y no haces nada, tú eres el siguiente. Los totalitarios se mueven por el poder y la ideología es su excusa frente a las masas, la ideología justificará lo que a ellos les convenga y no al revés. ¿Encuentra el lector algún paralelismo con la situación actual?

 

Afortunadamente, en España no tenemos una policía del pensamiento consolidada y militarizada que haga las labores de guerrilla y represión ciudadana, pero sí que tenemos una censura institucionalizada que, de momento, se sirve de la ley para perseguir a aquellos ciudadanos con una opinión distinta del “discurso oficial”. 

Así pues, cuando se le preguntó en el Congreso de los Diputados a la ministra de igualdad sobre cuál era la utilidad de su ministerio, su contestación fue:

“Este ministerio sirve para que todos los españoles, y particularmente todas las mujeres, especialmente en los momentos más difíciles, sepan que los que piensan como ustedes dicen que la violencia no tiene género están, simplemente, fuera de la ley.” 

 

Así pues, lejos de definir su ministerio como una reivindicación por la igualdad de la mujer o como lucha frente a las desigualdades históricas de la mujer, esta ministra, cuyo sueldo y ministerio salen del bolsillo de todos los españoles -no solo los adheridos a su pensamiento-, utiliza la Ley para señalar a todas aquellas personas que no piensen como ella y lo hace con el dinero de aquellas personas a las que persigue.

 

Por si fuera poco, otra ley totalitaria impone a los ciudadanos qué episodios de la historia deben recordar y cómo sucedieron dichos episodios, a riesgo de ser acusado por un delito de odio si te atreves a decir otra cosa. La dictatorial ley de Memoria democrática no acepta la libertad de expresión ni la libertad de cátedra: las cosas ocurrieron como el Estado y los políticos digan que sucedieron y sino, atente a las consecuencias –“Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado.”

De esta forma, se establece una verdad oficial -absoluta e irrefutable- que elimina nuestro derecho a expresarnos libremente y que todos debemos acatar o seremos perseguidos por toda la fuerza represiva del Estado.

2+2=5 

 

Corrección política: la nueva censura

«La corrección política es una nueva forma de censura. Una censura perversa, para la que no estábamos preparados, pues no la ejerce el Estado, el Gobierno, el Partido o la Iglesia, sino fragmentos difusos de lo que denominamos sociedad civil». Darío Villanueva, Director de la Real Academia Española 

 

Políticamente Incorrecto orwell 1

La corrección política tiene una evidente función ejemplarizante, reforzada y distribuida por los medios de comunicación donde figuras de autoridad marcan lo que se puede o no se puede decir, lo que es apropiado, lo que es justo, lo que es discriminatorio y lo que es lícito. De esta forma, los humanos, tan proclives siempre a la sugestionabilidad y al aprendizaje mediante imitación, tomamos esas conductas como correctas y actuamos como las personas que vemos en televisión -a las cuales percibimos como figuras de autoridad-.  Una excelente forma de manipular a las masas. Así pues, en el momento en que alguien tiene una opinión distinta al discurso único sobre el feminismo actual, la inmigración masiva ilegal, el calentamiento global, el marxismo o el adoctrinamiento de los medios de comunicación -entre muchos otros-, lo normal es que alguna persona salte como un resorte a señalar y corregir tu conducta, independientemente del planteamiento expuesto.

La normalización de esta política de etiquetas, donde la libertad de expresión y el razonamiento crítico han sido sustituidos por la superioridad moral y la corrección de posturas “inaceptables” por abanderados de la tolerancia, no es sino una nueva forma de censura moderna.

Ya no se censuran ideas a través de la violencia, sino con la idea de un falso consenso que promueve una verdad absoluta y moralmente superior a cualquier otra, de forma que, si no piensas como nosotros, serás señalado y reprobado.

Además, es una forma de censura especialmente inteligente ya que, en vez de utilizar medios coercitivos para imponerse -medios fácilmente identificables y que suelen causar rechazo en la sociedad-, explota las necesidades sociales y de reconocimiento de los seres humanos. Así, muchas de las personas que puedan pensar diferente o tener otra opinión sobre algún tema políticamente incorrecto, se lo pensarán mucho a la hora de exponerlo abiertamente por miedo a ser rechazado socialmente.

 

Una censura tan sutil y perfecta no se puede llevar correctamente a cabo sin explotar los medios informativos y de opinión de los que se nutre la masa. Así, explotando principios y técnicas de autoridad, consenso, prueba social, priorización de los sentimientos y gradualidad en los principales puntos de comunicación del individuo, se establece una sociedad que realmente se siente legitimada para decirle a la otra qué puede decir y cómo debe comportarse. Una sociedad que se autocensura y no lo percibe como un problema.

 

Teoría de la espiral del silencio:

“Cuanto más se aleja una sociedad de la verdad, más odia a los que hablan de ella.” George Orwell

 

Elisabeth Noelle-Neumann es una politóloga alemana que en 1977 publicó el libro La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social, donde desarrolló su teoría sobre cómo se forma la opinión pública, la cual denominó: la espiral del silencio.

En esta teoría -tomada como referencia por autores posteriores-, Noelle-Neumann explica que la opinión pública no es más una forma de control social donde se impone una interesada opinión de la realidad. De forma que los individuos deben adaptar sus pensamientos y conductas a las tendencias del momento sobre lo que es aceptable y lo que no, si no quieren verse aislados en la sociedad. Dado que una de las máximas del ser humano es el reconocimiento social, este pretende ser popular y aceptado, por lo que adaptará sus opiniones y comportamientos a los de la mayoría.

 

Para Noelle-Neumann, los medios de comunicación son la principal fuente de información en la sociedad, los cuales definirían el clima de opinión dentro de la misma. El clima de opinión se extendería rápidamente mediante el contagio hasta convertirse en la opinión predominante, que en las sociedades democráticas se transforman en votos.

Volviendo al siglo XXI, ¿pudiera ser que la corrección política y el pensamiento único sean la nueva espiral del silencio?

 

Censura en los medios de comunicación:

“Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico”. Joseph Pulitzer

 

El problema de la publicidad:

Son muchos los periodistas independientes que señalan que la libertad de expresión en los medios de comunicación se acabó con la digitalización de los mismos. 

Al no recibir ingresos por la venta de periódicos físicos, los medios de comunicación digitales se financian casi exclusivamente de la publicidad que reciben, ya sea empresarial o institucional. Es por ello que rara vez -por no decir nunca-, veréis que los medios saquen alguna noticia comprometedora de las empresas que lo financian. 

Además de los 15 millones de euros que el Estado dio a los medios en uno de los momentos más drásticos de la pandemia durante el confinamiento -recordemos a los médicos, sin material sanitario, protegidos con bolsas de basura-, también tuvimos la desgracia de ver cómo todos los principales medios de comunicación mostraban la propaganda del gobierno en todas sus portadas. Con esta acción, al más puro estilo de la Cuba Castrista, amanecimos con todas las portadas de los principales periódicos copadas con la propaganda y eslogan del gobierno:  “Juntos salimos más fuertes.”

Dejando a un lado las obvias prioridades sobre a dónde debería ir destinado el dinero público, el gobierno paga con nuestros impuestos su propaganda para mantenerse en el poder, para aminorar su mala gestión y para distraer a las masas de lo verdaderamente importante. Este suceso debería preocuparnos, ya que sin la libertad de prensa -el “cuarto poder” en democracia- y con eslóganes populistas, avanzamos a pasos agigantados hacia un estado totalitario. Al respecto, recomendamos escuchar la opinión de una persona que sufrió el totalitarismo comunista en sus carnes y cómo se parece lo que ocurrió en su país con lo que está pasando actualmente en España.  

 

Por si la independencia de los medios de comunicación respecto al poder político no estuviese suficientemente en entredicho, el gobierno invertirá 100 millones de los contribuyentes en “publicidad institucional” -propaganda ideológica y sumisión mediática que pagan con nuestros impuestos-.

 

De esta forma, los medios de comunicación cuidarán mucho el tipo de información que ofrecen en las portadas, así como de poner sus medios al alcance del gobierno de turno para señalar a disidentes y, si fuera necesario, proceder a una estigmatización coordinada y muerte civil.

 

Para un estudio en profundidad sobre cómo funcionan los medios de comunicación en España y su independencia respecto a poderes políticos y económicos, recomendamos el libro “El Director” de David Jiménez, antiguo director de El Mundo, donde cuenta los entresijos del periodismo español y la manipulación mediática.

 

Censura en programas televisivos de gran audiencia:

“Silenciar una opinión es robar a la humanidad porque, si esa opinión es verdadera, se roba a la humanidad una verdad, y si no lo es, se roba a la verdad la mayor fuerza que hubiese obtenido gracias al choque y la colisión con el error.” John Stuart Mill

 

Ya hemos visto qué papel jugarían los realities y este tipo de programas en las estrategias de manipulación mediática de Timsit – ”ser inculto es más moderno”- pero, además de promover la incultura, también es un buen mecanismo para censurar opiniones disidentes y ofrecer ejemplos morales a la masa.

En términos de manipulación de masas, el principal objetivo que tienen estos programas es su gran efecto adoctrinador y ejemplarizante, donde se educa a las masas sobre qué es aceptable y qué no. Qué discursos se deben repetir machaconamente y cuáles deben ser sometidos y silenciados al momento.

No nos vamos a explayar mucho en este tema ya que lo consideramos bastante evidente y, lamentablemente, los ejemplos de superioridad moral abundan en estos programas. Uno de los más significativos es el de un presentador de programas de corazón -que no tiene ningún reparo en admitir públicamente que su programa está dirigido a “rojos y maricones”- quien, antes de que actuase de una forma tan abiertamente totalitaria, ya había dejado algunas perlas sobre lo que podemos opinar o no.

 

En este mismo programa de televisión, en una entrevista donde someten a un personaje polémico a un polígrafo, el entrevistado expresa respetuosamente su opinión sobre la homofobia y, como al entrevistador no le gusta, le corrige al tiempo que abandona el programa profundamente indignado:

“No se puede tolerar este discurso. Lo siento pero hay cosas que no… hay cosas que son delictivas (…) se vivía mejor en las cárceles, al menos gente como tú, sí.” 

Con el consiguiente aplauso de la audiencia, que ratifica el “heroico comportamiento” del personaje televisivo. Un presentador, que debería ser más educado con los invitados de su programa, ofrece clases a toda su audiencia sobre lo que se puede y lo que no se puede tolerar. Todo un ejemplo de tolerancia y libertad de expresión.

 

Al final, este tipo de situaciones suelen acabar con argumentos tan simples como: qué sabrás tú de X si eres Y; la vieja estrategia del polilogismo de Karl Marx -término acuñado por Ludwing Von Mises-, donde se presupone que cualquier persona que no pertenezca a un determinado grupo o minoría -proletariado, mujeres o comunidad gay, por ejemplo- carece de la experiencia y el conocimiento necesarios para poder criticarlo.

 

 

Censura en los debates:

“La variedad de opiniones siempre es buena porque o trae una nueva verdad, u obliga a la verdad a competir y hacerse más profunda y convincente.” John Stuart Mill

 

Muchas tertulias políticas son auténticos ejemplos de la falta de pluralidad y tolerancia que existe en numerosos medios de comunicación de nuestro país, así como de la priorización -y politización- de los sentimientos y argumentos demagogos frente a explicaciones racionales basadas en datos objetivos. 

Debido al elevado número de debates con escasa pluralidad que hemos visto -donde tendrían que primar la pluralidad y la razón-, hemos agrupado algunas técnicas de manipulación mediática que son comunes en diferentes programas. La estrategia podría dividirse de la siguiente forma: 

 

  • Superioridad numérica

Se buscará favorecer un mayor número de contertulios afines a las ideas que quiera propagar el medio en cuestión, frente a los tertulianos con otros planteamientos u opinión propia. El objetivo es tener invitados con diferentes planteamientos aunque el número de los mismos varíe considerablemente, buscando una apariencia de pluralidad.

 

  • Pregúntame lo que quieras, que ya te contesto yo lo que me dé la gana

Independientemente de lo que se pregunte, la respuesta será el discurso propagandístico aprendido desde casa -exactamente igual que la mayoría de los políticos-.

 

  • Mejor sentimientos que datos

Como buenos manipuladores de masas, estos personajes buscan influir en las emociones de los televidentes antes que en la razón. En lugar de aportar datos y fuentes concretas que apoyen sus postulados, esta gente hace un uso bastante vulgar y evidente de la técnica de autoridad cuando les conviene (“como ha señalado Bruselas”) o del consenso (“como todos sabemos”, “como los ciudadanos han podido comprobar”, “como esta crisis nos ha demostrado”, “tal y como demanda la ciudadanía”…). Además del buenismo característico de la corrección política donde, de manera descarada, introducen en sus discursos palabras como niños, educación, pensionistas o sanidad en lugar de ir al fondo de los datos. De esta forma, crean la falsa idea de un consenso social para intentar autorizar argumentos sin ningún fondo.

 

  • Frente a argumentos sólidos, interrupciones constantes

 En estos programas la educación de muchos tertulianos brilla por su ausencia. Cuando ven que el discurso de su oponente deja sus argumentos emocionales en evidencia, los compañeros ideológicos interrumpen constantemente para evitar que termine su planteamiento y que cuaje en los televidentes.

 

  • Si todo falla, oféndete e insulta

Si por la razón que fuese las técnicas anteriormente explicadas no surtieran el efecto deseado y el tertuliano con ideas políticamente incorrectas estuviera ganando el debate -o dejando en evidencia la falta de datos objetivos de sus adversarios-, los guardianes de la moral pueden optar por ofenderse profundamente por los planteamientos, el tono del contertulio o, directamente, realizar ataques personales con la intención de descalificar al oponente en vez de atacar sus argumentos, lo que se conoce como falacia ad hominem -muy común en los debates respecto al feminismo radical o ideología de género-.

Otra técnica bastante burda pero frecuente en estos debates es recurrir a la falacia de asociación. Sin ningún pudor, relacionan al tertuliano con personas, políticas o palabras que las masas tienen interiorizadas como negativas, ya sea desde comparar con Trump hasta la explotación laboral en Vietnam por los malvados empresarios neoliberales.

 

  • Todos somos iguales, hasta en la validez de nuestros argumentos

Otra trampa habitual en estos debates es la de querer equiparar la opinión de expertos y profesionales en una materia determinada con la de periodistas que, como mucho, son expertos en periodismo. Esto es muy habitual en los debates económicos, donde periodistas rebaten y niegan planteamientos que, sin exagerar, muchas veces se ve que no llegan a entender. No saber algo no tiene nada de malo, nadie sabe de todo, especialmente de materias tan técnicas como economía, medicina o derecho, por ejemplo. El problema viene cuando en vez de callarte, escuchar y aprender del que sabe, pretendes dar lecciones con las que solo confundes a la audiencia -recordemos que estos debates en televisión ayudan a formar la opinión pública- y evidencias tu ignorancia frente a cualquier persona con conocimientos al respecto.

 

Como llevamos argumentando a lo largo de esta crítica, la falta de datos y argumentos racionales, las interrupciones y la falta de objetividad bajan el nivel de los debates hasta el de un patio de colegio, donde es imposible escuchar nada entre gritos y el característico “y tú más”. Los principales damnificados de estas conductas somos los ciudadanos, a los que nos privan de datos y argumentos objetivos con los que poder formar una opinión propia. 

 

Ejemplos de manipulación de masas en los debates televisivos:

 

Seguro que el lector habrá pensado en ejemplos concretos a medida que leía las líneas anteriores. Por nuestra parte, vamos a señalar dos ejemplos rápidos que evidencian lo expuesto arriba: como ejemplo de experto que acude a platós de televisión para resolver cuestiones económicas tenemos a Juan Ramón Rallo, doctor en economía y licenciado en derecho -conocido internacionalmente, además de ser analista económico y tener múltiples publicaciones de carácter científico y otros libros publicados-, que acude a televisión para ser interrumpido incesantemente y recibir clases de economía por periodistas que si no suman con los dedos, poco les falta.

A la audiencia se nos priva de las reflexiones de una persona que, aún pudiendo estar más o menos acertado, aporta una visión crítica apoyada en datos. Por suerte, este autor tiene un canal de youtube donde analiza la actualidad política y económica sin que le interrumpan con argumentos emocionales y populistas.

 

Por otro lado, como ejemplo de corrección política, superioridad moral y uso manipulador de los sentimientos en debates o tertulias televisivas, ponemos el caso del inmigrante Bertrand Ndongo en un conocido plató de televisión.

En esta ocasión, los abanderados de la corrección política, tratan el tema de la inmigración masiva ilegal con Bertrand -de origen camerunés- y, como no les gusta su opinión y encima coincide en algunas de sus ideas con el partido demonizado por excelencia por los medios de comunicación, proceden a atacarle en evidente superioridad numérica y comunicativa -aunque hable especialmente bien el castellano, no es lo mismo debatir en tu lengua natal que en una extranjera-. 

En todo un alarde de pluralidad, tolerancia y sinceridad frente a la manipulación de masas, estos periodistas nos dejaron las siguientes contestaciones a los argumentos de Bertrand:

“yo creía que no había sitio a la derecha de Vox y veo que todavía hay sitio. Me ha alarmado mucho el discurso… este elogio de socialismo de Franco”  

“no es un argumento, es que eso no es un argumento. (…) usted necesita un argumento no un contraargumento” 

“sin argumentos no se puede ir por la vida” 

“entiendo que Bernard tiene un discurso de la hiperintegración porque él es el más integrado de todos los integrados y porque además, lo que está planteando es que se expulse fuera a los demás, pero no a él” 

“yo creo que tú ves mucho la televisión y tienes un poco de cacao mental”

 

En resumen y sin extendernos más en el tema, invitan a un camerunés a contar su experiencia y dar su opinión sobre la inmigración masiva ilegal. Bertrand expone sus argumentos de la forma más clara y sencilla posible entre interrupciones constantes y, como no va acorde al discurso único sobre la inmigración ilegal, cinco periodistas sectarios e intolerantes le atacan incesante. Irrespetuosamente, aprovechan su superioridad numérica y acuden a falacias ad hominem tratando de descalificar sus argumentos, aludiendo a que no sabe argumentar.

Es decir, cinco periodistas blancos y occidentales, en un alarde de superioridad moral, pretenden dar clases sobre inmigración y racismo a un inmigrante camerunés. Estos periodistas “tan preocupados” con los inmigrantes, en vez de escuchar los argumentos de un inmigrante sobre su propia experiencia, le corrigen y le enseñan lo que debería decir, de una forma que podría rayar el racismo.

 

Censura en las RRSS

“Facebook y la industria tecnológica, está ubicada en Silicon Valley, el cual es un lugar que se inclina extremadamente hacia la izquierda políticamente, y esa es una preocupación que también tengo y sobre la cual he tratado en nuestra compañía, para asegurarme de que no tengamos ningún tipo de sesgo político y creo que es una preocupación legítima.” Mark Zuckerberg ante el Senado de EEUU al ser preguntado por la censura de ideas conservadoras en su plataforma

 

Hasta 2019, cualquier persona interesada en política e ideología que utilizase las redes sociales como una fuente de información o comunicación, se habrá podido percatar de la doble moral de estas plataformas a la hora de permitir un contenido u otro. 

Todos conocemos medios o perfiles asociados a la “derecha” que han sido censurados o bloqueados por no estar de acuerdo con el discurso único sobre la violencia de género, la inmigración o la revisión histórica que la izquierda intenta imponer -entre otros muchos temas-. Perfiles que, sin faltar al respeto, han sido censurados por el simple hecho de ejercer su derecho a la libertad de expresión, la cual no congeniaba con el discurso políticamente correcto imperante. 

Por el otro lado, podemos encontrar mensajes de personas famosas -cuando no políticos- alabando la gestión de dictaduras comunistas o directamente reivindicando la figura de genocidas sin tener ningún problema con la red social en cuestión.

Por lo general, estas plataformas silencian siempre las mismas ideas y pueden banear desde videos aislados hasta a perfiles completos, reduciendo su visibilidad, etiquetando como contenido sensible cualquier publicación que suba, desmonetizando las publicaciones o directamente eliminando el perfil. Cabe señalar que los medios actuales viven de la publicidad y del tráfico web y, en el caso de los canales, de la monetización del contenido. Si les quitas esta monetización prácticamente los condenas al cierre, salvo que sus suscriptores decidan apoyarlos económicamente. Insistimos en que el motivo de esta censura es principalmente ideológico. El único comportamiento “incorrecto” de estos perfiles es alzar la voz contra la dictadura de lo políticamente correcto.

 

  • Ejemplos de PERFILES censuraDOS en RRSS

Sin ánimo de ser exhaustivos, hemos recopilado algunos autores que han sido censurados de forma arbitraria por exponer ideas contrarias al discurso único, muchos de los cuales referenciamos en Políticamente Incorrecto. 

En lo que a los censores se refiere, Twitter lleva años siendo una plataforma sectaria e imparcial con todas las opiniones políticamente incorrectas. Se postuló como guardián de la moral y desde entonces va purgando de su plataforma de manera arbitraria. Instagram, que pertenece al grupo Facebook, es otra red social con un claro sesgo ejemplarizante, especialmente en lo referente a la ideología de género. Por otro lado, Youtube parecía ser la plataforma más libre y sensata, donde se podía hablar prácticamente de todo con educación. Sin embargo, con la excusa del Covid y las fake news, Youtube desmonetiza, banea o directamente censura aquellos canales donde se hable negativamente de la ideología de género, covid19 o vacunas, entre otros temas que no nos permiten hablar. Todo esto obedece a una burda estrategia de manipulación de masas en la que se pretende corregir y orientar el pensamiento de las personas a la moral posmoderna.

Podríamos poner ejemplos notorios como la censura al expresidente Trump durante las elecciones, ya de por sí alarmante, pero hemos preferido utilizar ejemplos de conservadores, liberales y algún socialdemócrata de habla hispana:

El coronel Pedro Baños ha sido censurado de Twitter en diferentes ocasiones. Cualquiera que haya leído sus obras o haya visto entrevistas sabrá de la prudencia del coronel para hablar de todo aquello de lo que no tiene evidencias. Te podrá parecer mejor o peor lo que dice, pero siempre lo hace con respeto, educación y ejemplos.

Agustín Laje podría ser el autor más censurado de nuestra lista. Es un autor volcado en la batalla cultural contra la ideología de género y el marxismo cultural, lo cual le ha llevado a que le censuren de todas las plataformas. Laje también es un autor tremendamente educado que basa sus argumentos en datos objetivos y que lleva los últimos años dando conferencias por universidades y platós de televisión de todo occidente. Así pues, incluso muestra durante un programa de televisión en directo cómo Twitter censura automáticamente cualquier contenido que suba, incluso un selfie. Encontramos otro ejemplo sobre este autor  en la censura de Facebook, por lo cual elaboró una carta con la ayuda legal de abogados y Facebook tuvo que rectificar  

The Wall Street Wolverine, youtuber español, liberal y un ladrón y evasor fiscal para los grandes medios (nótese la ironía), es otro perfil habitualmente censurado que defiende sus ideas con respeto y educación.

Dannan, locutor argentino e influencer liberal con millones de visualizaciones,  también es censurado sistemáticamente. En el caso de Dannan, hemos perdido la cuenta del número de perfiles que ha tenido que crearse en Twitter.

Alvise Pérez es otro influencer español, en este caso de derechas, que también es un censurado habitual. En su caso, incluso consiguió que Twitter España diese marcha atrás en la eliminación de su cuenta gracias al apoyo de los tuiteros con #YoConAlvise

Jota DBS es un canal dedicado a la edición y subtitulado de contenido político, especialmente en Hispanoamérica y Estados Unidos, que también ha sido cancelado de diferentes plataformas por visibilizar aquel contenido que los medios mainstream habitualmente silencian, cuando no tergiversan, manipulando mediáticamente a su audiencia.

Javier Villamor, uno de los pocos periodistas valientes que investigan al globalismo, a los grandes fondos y sus posibles efectos sobre la sociedad. También ha sido censurado de diferentes plataformas por no adscribirse al discurso único y exponer y criticar a diversas organizaciones supranacionales.

César Vidal, uno de los autores que más referenciamos en Políticamente Incorrecto, también ha tenido diferentes problemas con la censura, especialmente cuando trata temas como el Gran Reseteo, la Agenda 2030 o el globalismo. En este caso, César Vidal creó su propio espacio donde ofrece sus programas completos sin censura.

Estado de Alarma es un medio de comunicación de derechas que surgió durante el confinamiento a raíz de las múltiples y evidentes mentiras del gobierno español. En su caso, han tenido que crear diversos canales secundarios en youtube y, como César Vidal, también tienen su propio espacio.

 

Personalmente, en Políticamente Incorrecto no estamos de acuerdo con censurar ninguna idea o persona. Pensamos que todos somos libres y responsables de hacer uso de nuestro derecho a la libertad de expresión -con respeto y educación- y no debe haber ninguna  instancia superior -Estado o, en este caso, las plataformas de la red social- que regule qué comentarios son aceptables y cuáles no. 

La censura es una de las mayores enfermedades que puede contraer un sistema libre y democrático, ya que de ella surgen la intolerancia y el fanatismo. La manipulación de masas y la evidente falta de libertad de expresión son algunos de los indicadores que llevan a pensar a muchas personas que estamos avanzando hacia un régimen diferente.

 

  • Ejemplo de contenido censurado en redes sociales

Para conocer en mayor profundidad cómo las redes sociales censuran sistemáticamente los mismos contenidos, recomendamos la entrevista a Ryan Hartwing, antiguo censor de Facebook e Instagram, donde explica detalladamente el procedimiento y cómo se fue dando cuenta de dicha censura y manipulación.

Un ejemplo reciente de la censura a la que alude Ryan Hartwing en su entrevista es la llevada a cabo por diferentes plataformas sociales en un escándalo de corrupción que involucra a Joe Biden, entonces candidato a la presidencia de EEUU por el partido demócrata, donde, presuntamente, habría colaborado en un caso de corrupción que relacionaba a su hijo, Hunter Biden, con una empresa ucraniana llamada Burisma. A esto, se añade la repentina destitución del fiscal general que investigaba dicho caso, Víctor Shokin, maniobra en la que estarían presuntamente involucrados el presidente ucraniano Poroshenko y el propio Joe Biden, por aquel entonces vicepresidente de los Estados Unidos. 

Este suceso ha sido desmentido por los protagonistas en diferentes ocasiones pero, en septiembre de 2020 -vísperas de las elecciones estadounidenses-, salió una supuesta información que confirmaría la participación de Biden en dicha trama y que fue censurada en redes sociales. Al margen de la valoración y la veracidad del caso, lo que nos interesa es la repentina censura en todas las plataformas sociales y cómo coincide con el sesgo ideológico que señaló el propio Zuckerberg en la cita que da pie a este apartado y que denunció Ryan Hartwing. Otro ejemplo de cuán fácil es manipular a las masas hoy en día.

 

 

La censura como lucha contra la desinformación

“Existe un aumento preocupante de la censura online en los gobiernos.” Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google.

 

Por si esto no fuera suficientemente alarmante, en noviembre de 2020 el Ejecutivo publicaba en el BOE] un “procedimiento de actuación contra la desinformación aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional”. En dicho procedimiento participarán el Consejo de Seguridad Nacional, el Centro Nacional de Inteligencia al mando de Pablo Iglesias o la Secretaría de Estado de Comunicación del Ejecutivo que, junto a las ya activas e “imparciales” Newtrall y Maldito Bulo, se encargarán de decidir qué es verdad y qué no y de asegurarnos una información veraz a los ciudadanos. ¿Y qué es desinformación? Todo aquello que no haya anunciado oficialmente el gobierno.

El objetivo comercial de esta nueva inquisición digital es el de asegurar a los ciudadanos una información veraz y neutral a cualquier ideología o interés empresarial, y para garantizar dicha objetividad informativa ¿quién mejor que periodistas asociados a partidos políticos y medios de izquierdas?

Newtral: creada por la periodista Ana Pastor, quien está casada con la estrella de la Sexta Antonio García Ferreras, nada sospechoso de obedecer a intereses ideológicos y todo un ejemplo de neutralidad -léase con ironía-. Este periodismo partidista lo hemos podido constatar en múltiples ocasiones, como por ejemplo en sus contrarias valoraciones sobre las crisis sanitarias del ébola y el coronavirus dependiendo del partido en el poder, entre una amplísima hemeroteca. 

Maldito Bulo: para garantizar aún más la veracidad de la información y la diversidad de los medios de comunicación, los directores de Maldito Bulo -el otro medio encargado de verificar qué información es verdad y cual no lo es en Facebook, Whatsapp e Instagram- son Clara Jiménez Cruz y Julio Montes Moreno, ambos periodistas que han hecho carrera en la Sexta.

 

Así pues, el denominado por muchos como “El Gobierno del Bulo” por la cantidad de información contradictoria, falsa e inventada que han ofrecido los diferentes “expertos” y ministros en ruedas de prensa e incluso en el Congreso de los Diputados, legitima a dos empresas -evidentemente afines a la agenda del gobierno- para identificar y señalar los bulos en Facebook, Instagram y Whatsapp que, casualmente, ninguno tiene nada que ver con el Gobierno. 

De esta forma queda asegurado el derecho a la información y la pluralidad informativa que necesita el ciudadano para vivir en democracia.

 

Otras fórmulas de manipulación política:

“Se podría levantar una pirámide de lejos más alta que la de Cheops con los huesos de los hombres que han sido víctimas del poder de las palabras y las fórmulas.” Gustave Le Bon

 

En este punto queremos resaltar algunas de las fórmulas de manipulación de masas más comunes en política, tratando de clarificarlas con ejemplos concretos que hemos visto en España.

Para este análisis, hacemos especial referencia a Alejandro Llantada y su obra El Libro Negro de la Persuasión, donde se recopilan múltiples leyes persuasivas de gran interés y actualidad.

 

  • Uso del contraste:

Comparas dos cosas, donde una es buena en algo y la otra no. Al realizar una comparación entre ambas, es fácil darse cuenta de qué opción es mejor y decantarse por esa.

 

En el caso de la política, contrastarse con las debilidades de la competencia es básico. Los partidos en la oposición buscarán sacar datos negativos sobre el crecimiento económico, inversión, desempleo…  y si se puede comparar con otro periodo donde gobernaban ellos y los datos eran positivos, mejor. En cuanto al partido gobernante, su contraste irá orientado a campañas contra la corrupción y la malversación -aludiendo al gobierno anterior, naturalmente-.

 

  • Técnica de asociación:

Explotar los aspectos positivos que la masa atribuye sobre determinadas personas, animales u objetos para asociarlo a lo que nos interese.

En este caso, los políticos tratan de asociar su imagen a la de personas influyentes o asociaciones que posean atributos afines a sus intereses electorales.  En tiempos electorales, es habitual ver a políticos besando a bebés e incluso con tiernos cachorros -véase el perro Lucas-.

 

  • Principio de Autoridad:

Es uno de los principios que más hemos comentado -ya que es uno de los más importantes y que mayor impacto tienen– y esperamos que haya quedado claro. Por si acaso, volvemos a mencionar su aplicación política.

Históricamente, cuando percibimos a una persona con autoridad somos capaces de seguirla hasta límites insospechados. Las figuras de autoridad pueden ser desde personas relevantes en un sector puntual hasta instituciones.

Es uno de los factores más utilizados en política, ya que el Estado en síh ace un excelente uso del mismo. Palabras como “ministro” o “diputado” llevan de forma intrínseca un poder de autoridad, como si la persona que desempeña ese cargo tuviera conocimientos o aptitudes especiales -lo que lamentablemente sabemos que no es así-.

Este principio también se utiliza mucho para dar solidez a los argumentos, independientemente de que la interpretación sea diametralmente opuesta a lo expuesto por la figura de autoridad: “Según el estudio de la Universidad Johns Hopkins…”

 

  • Ley de Coerción:

Chantaje puro y duro. Se trata de prometer o amenazar con algo a fin de conseguir una determinada cosa. Ya sea de forma directa o indirectamente.

Es una de las políticas habituales en España, ya sea buscando alianzas con otros partidos a cambio de apoyos puntuales, o realizando promesas electorales habitualmente incumplidas: 

“Si no nos apoyan en X no tendrán nuestro apoyo en Y”

“Si soy presidente bajaré los impuestos”

 

  • Ley de atracción:

Cuando se percibe a una persona o cosa como atractiva, es más probable que se acceda a sus peticiones.

Aunque todas las personas actuamos de forma más o menos consciente en función de estas leyes de la persuasión, en algunas personas tiene más peso que en otras.

El ejemplo más claro es el actual dirigente socialista que, cuando preguntan a mujeres y adolescentes sobre qué político les gusta más, la gran mayoría dejan a un lado aspectos políticos y responden que es muy guapo, muy alto y muy atractivo. 

Al otro lado del Atlántico, el Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau es otro buen ejemplo de la ley de atracción aplicada en política -diferentes analistas señalan que sus características físicas y familiares son bastante más interesantes electoralmente que su preparación o habilidades de gestión-.

 

  • Fórmula del poder:

Aprovechar una posición de poder para explotar los deseos de las personas y hacerlas creer que, contigo, obtendrán beneficios de tipo político, amoroso, sexual, económico o espiritual.

Esta técnica es similar a la de coerción, pero sustituyendo la promesa o la amenaza por una relación de sumisión frente al poder.

Los políticos juegan a esto constantemente. De la misma forma que a los ciudadanos nos prometen rebajas fiscales o mejoras en las prestaciones sociales, entre los políticos de un mismo partido se aseguran puestos y sueldos y, en la relación entre las Comunidades y el gobierno, el presidente siempre ejerce una posición dominante en temas tan sensibles como la propia financiación de las CCAA o el poder decretar el estado de alarma en una comunidad en base a criterios médicos subjetivos.

Así como a la inversa, los partidos nacionalistas que gobiernan en diferentes comunidades autónomas ofrecen su apoyo a cambio de beneficios particulares.

 

  • Fórmula del antagonismo:

Fijar a un enemigo, real o imaginario, contra el que unir voluntades individuales y luchar juntos. Estar en contra de algo nos influye a todos y nos une frente a un enemigo común.

Es una de las técnicas de manipulación de masas más utilizadas a lo largo de la historia y con un peso especialmente importante en geopolítica, ya que al dividir la sociedad en buenos y malos, es muy fácil justificar futuras acciones en nombre de los buenos. Además, el simple hecho de etiquetar ayuda a que la mayor parte de la masa no lleve a cabo un análisis crítico, ya que las conclusiones son dadas desde un principio.

Todos los regímenes totalitarios hicieron un excelente uso de este recurso durante el s XX. El fascismo italiano y el nazismo alemán estimularon a las masas a partir de crear un enemigo común para el pueblo. Por su parte, Stalin hizo un genial uso de esta estrategia desde la Segunda Guerra Mundial, donde apuntó a los nazis con toda su propaganda y los etiquetó como “los malos” a la par que se posicionaba en el lado de los buenos -pese a que antes de comenzar la guerra, las grandes potencias aliadas no querían pactar con él y formalizó su alianza con los nazis en el Pacto Ribbentrop-Mólotov-.

En la política española contemporánea se utiliza la técnica del antagonismo combinada con los medios de comunicación para crear un “malo” -fascista, extrema/utra/hiper/mega derecha-. De esta forma, el resto de fuerzas políticas se unen para acabar con el enemigo común. Con la inestimable colaboración propagandística de los medios, la opinión pública ve cómo los líderes políticos de diferentes partidos (combinación de los principios de autoridad y consenso) atacan a un enemigo común -al que plantean hacer un cordón sanitario pese a ser la tercera fuerza más votada-, por lo que ése debe ser el “malo”.

Aquí también podemos observar cómo el hecho de etiquetar puede sustituir el proceso de análisis crítico: resulta que dentro de los “buenos” tenemos una amplia hemeroteca donde algunos de sus líderes se posicionan abiertamente como defensores y herederos del terrorismo, otros como orgullosos y confesos comunistas, otros defensores de los narcoestados liberticidas en Iberoamérica, otros en frontal oposición a España y sus instituciones, otros abogan por un claro racismo nacionalista, otros dieron un golpe de Estado en 2017… sin embargo, dentro de los “malos”, más allá de su lamentable financiación inicial del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán -organización que figuró hasta 2012 en la lista de organizaciones terroristas de EEUU- no hemos encontrado pruebas donde sus líderes apoyen abiertamente regímenes totalitarios, simpaticen con algún tipo de totalitarismo, rehúsen cumplir la ley, hayan dado o promovido golpes de estado, o alaben figuras genocidas.

 

  • Ley del precedente:

Utilizar los resultados de algo que ya ha acontecido -ya sean resultados buenos o malos- para utilizarlo a favor de tus intereses. Cuando algo ocurrió, se percibirá muy posible que pueda volver a suceder.

Esta ley tiene un peso muy importante en nuestras vidas a la hora de tomar decisiones, ya que la experiencia -ya sea propia o de cercanos- es un factor que los humanos tenemos muy en cuenta. De hecho, los precedentes son fundamentales en ámbitos tan importantes como el derecho, la economía, la historia o la geopolítica, entre muchos otros. 

En España, un sector político -acompañado, como siempre, de los medios de comunicación- hace un claro uso de esta ley con el difunto dictador Francisco Franco. Rompiendo con los valores de la transición y desoyendo a todas aquellas personas que vivieron la guerra civil y dejaron constancia del gravísimo error que habían cometido -entre los que se encuentran diferentes líderes del Frente Popular que se arrepienten en sus memorias-, un sector de los políticos actuales insiste en imponer su visión de lo ocurrido y aluden a la figura de Franco para denostar a sus rivales políticos de cara a la opinión pública. 

De esta forma, mediante un uso deliberado de la técnica del precedente, buscan asociar a sus rivales políticos con la dictadura franquista y establecer, en la mente de las masas, la idea de que si sufrimos una dictadura hace menos de un siglo, y éstos son iguales que el dictador, la historia se volverá a repetir. 

 

A este respecto, Pablo Iglesias nos vuelve a mostrar un buen ejemplo de cómo utilizar técnicas de manipulación:

“La modernización de España tendrá enfrente a los que siempre han estado en contra de la modernización de España: una parte muy importante de las derechas y algunos poderes profundos que nos quieren volver al pasado.”

 

Evidentemente, este es un uso muy sesgado de la técnica del precedente, ya que los partidos agraviados podrían utilizarla también poniendo de relieve que, si algo hace recordar al pasado, es el gobierno actual formado por las mismas fuerzas que durante la guerra civil: socialistas, comunistas y nacionalistas vascos y catalanes -las asociaciones y sindicatos anarquistas se sumaron más tarde, especialmente en Cataluña-. O que la ideología comunista -de la que lamentablemente emanan muchas de las ideas de diferentes partidos políticos en nuestro país- ha sido la ideología y el régimen más asesino de la historia de la humanidad, con más de 100 millones de muertos en el siglo XX. 

 

  • Fórmula de la Prueba social:

El que más personas hagan o piensen algo concreto, influye para percibir ese algo como aceptable, bueno o deseable.

Esta prueba se fundamenta en dos aspectos básicos del ser humano: la imitación y el miedo a ser rechazado

Por un lado, la fuente de aprendizaje del ser humano por excelencia siempre ha sido la imitación -“allí donde fueres haz lo que vieres”-, de forma que estamos condicionados para ver con buenos ojos la opinión de la mayoría y rechazar opiniones minoritarias.

 

Además, otro aspecto fundamental es que los seres humanos buscamos el reconocimiento de nuestros iguales. Son muchos los autores -desde conocidos sociólogos hasta filósofos- que defienden que el ser humano busca, por encima de todas las cosas, sentirse útil y reconocido, y son estas motivaciones las que mueven nuestras acciones. Un ejemplo de autores conocidos podrían ser Hegel o Maslow. 

Debido a esto el ser humano tiene un fuerte miedo al rechazo, por lo que somos más proclives a tomar la decisión de la mayoría.

 

Un ejemplo de esta técnica lo vemos en las encuestas y sondeos previos a las elecciones, donde muchos políticos las trucan en función de sus intereses electorales para manipular la opinión pública. 

Otro ejemplo bastante claro lo encontramos en los discursos de dictadores contemporáneos, donde llevan a todas las personas afines al régimen para que aparezcan en primer plano, luciendo todos los productos posibles de merchandising político, venerando y aplaudiendo al líder como si les fuese la vida en ello -que también podría ser el caso-.

 

  • Estrategia de retorcer la ley para retorcer a tu enemigo:

 

Esta técnica cobró notoriedad a partir del ensayo de Charles J. Dunlap en 2001. El ya retirado vicepresidente del Cuerpo Jurídico estadounidense acuñó el concepto de lawfare (“guerra jurídica”) para definir el uso de la ley como arma política. 

Aunque el concepto de J. Dunlap se refería a la manipulación del derecho internacional para obedecer a intereses geopolíticos nacionales -poniendo como ejemplo la manipulación llevada a cabo por los talibanes en Afganistán-, no fue el único en percibir el derecho como arma, ya que los coroneles chinos Liang y Xiangsui también teorizaron sobre aprovechar diferentes situaciones para crear nuevas leyes que beneficien a sus intereses, lo que denominaron guerra del derecho internacional”.

Otro ejemplo de actualidad que bien haríamos en aprender en España es el de Chávez en Venezuela. Una vez alcanzado el poder democrática y legalmente con medidas populistas, el dictador venezolano cambió la Constitución e introdujo leyes habilitantes que permitían al ejecutivo promulgar leyes como si fuese el poder legislativo. Esta estrategia, la cual copió de Hitler, es el ejemplo contemporáneo de cómo un país próspero y con una democracia asentada puede convertirse en una dictadura retorciendo la ley desde dentro.

Bajo nobles pretextos de proteger o salvar vidas, se puede utilizar la ley para destrozar al rival, ya sea en un ámbito nacional o internacional. Así pues, un ejemplo de la cada vez más común estrategia de retorcer la ley para retorcer a tu enemigo lo encontramos en el estado de alarma selectivo a Madrid en octubre de 2020. Bajo el pretexto de salvar vidas y reducir contagios, se utiliza la ley para imponer un estado de alarma que obedece a intereses políticos y a aumentar el ego de los mismos. 

Sea como fuere, la estrategia de retorcer la ley para aplastar a tu enemigo suele ser una estrategia en las sombras que normalmente se advierte a posteriori, conforme suceden los hechos. Pero siempre existe la excepción que confirma la regla. En 2021, uno de los periodistas más sectarios y demagogos que tenemos en España escribió un artículo animando al Gobierno a utilizar el BOE contra la Comunidad de Madrid, simplemente porque en las elecciones del 4 de mayo no salieron elegidos los que ellos querían. Es decir, un periodista que frecuenta los principales medios de comunicación y programas de gran audiencia en España, no acepta la votación libre de los madrileños y pide al gobierno que los castigue con la ley porque han decido no votar a la izquierda. Y como es habitual, este es uno de los totalitarios contemporáneos que se define como “antifascista” mientras persigue a todas las personas que no piensan como él, amparándose en la “lucha contra el fascismo” para justificar su intolerancia e imponer sus ideas.

 

  • Fórmula de la desinformación:

No podíamos cerrar nuestro checklist sobre fórmulas de manipulación de masas sin comentar la reina de la corona en el siglo XXI: la desinformación.Políticamente Incorrecto manipulacion exceso informacion

La estrategia de la desinformación tampoco es exclusiva de nuestro tiempo, ya que generar noticias falsas con el objetivo de mentir, desprestigiar, confundir, distraer o generar el caos en las líneas enemigas siempre fue una astuta treta que podía decidir el sentido de una campaña política o bélica. Con el desarrollo de herramientas de comunicación y el auge de las democracias en los últimos siglos, esta fórmula de manipulación política ha ido cobrando relevancia y notoriedad.

Este proceso comienza con un gran volumen de noticias donde se encuentra una determinada información y la contraria. A través del bombardeo incesante de noticias, el sujeto es incapaz de analizar toda la información disponible, por lo que se bloquea entrando en lo que se denomina infoxicación o parálisis por exceso de información. Si no puedes diferenciar qué es mentira, tampoco podrás diferenciar qué es verdad, y es en medio de este caos informativo donde proliferan la confusión y la polarización.

Esta estrategia necesita de una estrecha colaboración con los altavoces mediáticos, cuanta más cobertura mediática se le dé a la desinformación, mayor será el caos y la confusión generada. El problema de la desinformación podría paliarse en gran medida con medios de comunicación independientes que tuviesen como objetivo aportar una información veraz y de calidad al ciudadano, además de ser el azote del poder, como se demanda del cuarto poder en democracia para que ésta funcione correctamente.

 

Como en España la mayor parte de los políticos juegan a delinquir y despistar, y el poder mediático está completamente politizado, nos hemos acostumbrado a la grotesca situación de encontrar informaciones completamente contradictorias en función del medio donde se mire. No sólo valoraciones subjetivas -donde cada periodista escribe basándose en su opinión o la de su línea editorial-, sino directamente datos contradictorios o supuestas frases textuales que resultan ser inventadas y ocupan el titular de la noticia -con una evidente intencionalidad de confundir-.

La politización de los medios es tal, que aún son capaces de justificar clamorosos casos de corrupción o manifiestos ataques contra la separación de poderes. Acciones que deberían ser señaladas por todos los medios y perseguidas por la justicia, independientemente del partido en cuestión.

 

No vamos a ofrecer ejemplos de lo que consideramos evidente para cualquier lector. Simplemente tranquilizar al que lea estas líneas mencionando que España ha dado otro paso más en su lucha contra la manipulación de masas y la desinformación con la constitución de Newtrall y Maldito Bulo, empresas nada sospechosas de tener ninguna inclinación política -entiéndase con ironía-, son las encargadas de señalar las fake news destinadas a manipular y desinformar a los ciudadanos. Y entre tanto, los mayores damnificados volvemos a ser los ciudadanos y el sistema democrático, cada vez más erosionado y polarizado por la complicidad entre los políticos y aquellos que deberían velar por una información objetiva e imparcial.

 

 

Crisis del coronavirus en España como ejemplo de manipulación de masas contemporáneo:

Aunque en diferentes ocasiones a lo largo de esta crítica ha aparecido como ejemplo, no podemos dejar de hacer una mención especial a la descarada manipulación de masas que hemos vivido en España con razón del COVID-19.

En medio de una fortísima crisis sanitaria con decenas de miles de muertos y los profesionales de primera línea indefensos -se protegían del virus con bolsas de basura ante la escasez o ausencia de equipos de protección personal-, hemos sido partícipes del alineamiento de los medios con el poder, mentiras descaradas en ruedas de prensa y sedes parlamentarias, comisiones de expertos que también resultaron ser mentira, alusión a informes internacionales en el congreso de los diputados que -como no podía ser de otra forma- también resultaron ser mentira, destrucción de la división de poderes, intromisión del ejecutivo en la fiscalía del Estado y la Guardia Civil, vigilancia de los cuerpos de fuerza y seguridad del Estado a los ciudadanos ante “la desafección al Gobierno”, institucionalización de la censura, intento de aumentar el control sobre el Consejo General del Poder Judicial…. entre muchas otras cosas. 

“Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”

Fieles a los grandes gurús del totalitarismo, se han repetido las mismas mentiras mil veces para convertirlas en verdad: esto ha sido una catástrofe, aquí no hay culpables, todos los países están igual… Acabarán diciendo que aquí nunca ha habido fallecidos y el COVID-19 no llegó a España por la magnífica acción del Gobierno y, especialmente, del Líder Supremo -como en 1984-.

 

Aunque -parafraseando a Antonio Escohotado- la verdad se defiende sola, creemos que no está de más darle un empujón de vez en cuando, ya que con la densidad de noticias con las que nos ahogan constantemente, parece que tenemos la memoria más frágil que nunca

 

No vamos a enumerar todas las mentiras, la desinformación y los atropellos que se han llevado a cabo aprovechando el virus y el confinamiento, ya que nos ocuparía una crítica aparte y para eso Jano García, economista y director del programa En libertad, ha hecho una minuciosa recopilación, paso a paso y de forma cronológica, de toda la manipulación política que se ha llevado a cabo. Desde la comunicación en redes sociales hasta los discursos, pasando por corroborar todas las mentiras del gobierno con pruebas y evidencias. Para un análisis exhaustivo de cómo nos han engañado con esta pandemia, recomendamos la lectura del libro de Jano García “La gran manipulación”.

En Políticamente Incorrecto nos limitaremos en hacer una breve reflexión sobre los aspectos políticos y sociales de lo que llevamos de crisis. Estamos viviendo momentos complejos y, previsiblemente, esto simplemente acaba de empezar. No se trata de derechas o izquierdas, ni de los tuyos o los míos, se trata de vivir en una democracia donde los políticos respeten a sus ciudadanos y el juego democrático o volver a una dictadura como actualmente viven en bastantes partes del planeta. 

 

La situación creada por el COVID19 es el mejor regalo que podían recibir los tiranos. Combinado con la desinformación y el miedo, permite que los ciudadanos seamos simples ovejas que son pastoreadas de un lado a otro: todos encerrados en casa, la mascarilla no vale para nada, ahora es obligatoria, las mujeres deben manifestarse en el 8M -“les va la vida”-, pero si te manifiestas contra el gobierno nos pones en peligro a todos, la economía cae en picado, subimos los impuestos a los ciudadanos, hemos vencido al virus, viene la segunda ola, están aumentando los contagios porque sois irresponsables e insolidarios… y entre pastoreo y pastoreo, intentan socavar la ya denostada separación de poderes en España, interfieren en la Guardia Civil y el CNI, institucionalizan la censura, pactan con los herederos del terrorismo que ahora parecen ser un ejemplo de democracia, establecen conexiones con las narcodictaduras de Hispanoamérica, politizan la fiscalía del Estado que rechaza cualquier demanda contra los intereses del gobierno (desde las maletas de Delcy hasta la gestión de la pandemia), recortan derechos y libertades a los ciudadanos… y todo bajo el amparo de un virus. 

 

La responsabilidad brilla por su ausencia

España está en la parte alta de la tabla de los peores rankings a nivel mundial en la gestión del virus pero aquí nadie es responsable de nada. Somos de los países con mayor número porcentual de muertos, mayor número de contagios, mayor destrucción de la economía y con las medidas más restrictivas para sus ciudadanos. Y aquí no pasa nada, a seguir subiendo los impuestos, a seguir con la manipulación de la ciudadanía y a seguir comprando votos con el dinero del contribuyente, que no se queja –”estamos manejando el dinero público y el dinero público no es de nadie”-. 

La manipulación de masas ha llegado a tal punto en nuestro país que todavía hay muchos ciudadanos que, al margen de los datos objetivos y comprando los mantras ideológicos del Gobierno y sus voceros, todavía los defienden con afirmaciones como: los otros lo hubiesen hecho igual, todos los países están en la misma situación, hay muchos factores diferentes entre los países que influyen por lo que no se pueden comparar unos países con otros o no se puede pedir responsabilidad penal. 

No se trata de la política de etiquetas de los unos o los otros, se trata de que aquellos cuya responsabilidad es la de gestionar el país y velar por los intereses de los ciudadanos, han hecho una gestión nefasta que ha acarreado miles de muertos y han obedecido a intereses personales o de partido. No, no todos los países están en la misma situación porque no todos tienen el mismo número de muertos por habitantes ni sus gobernantes les han mentido de forma tan descarada y continua, ni todos los países han implementado medidas tan restrictivas a sus ciudadanos. 

 

Evidentemente todos los países tienen sus propias peculiaridades y no por ello se dejan de comparar, desde factores económicos, sociales, educativos… o la gestión del propio coronavirus, que en la gran mayoría de los países democráticos sí que se compara e incluso realizan auditorías externas sobre la gestión, mientras que en España la fiscalía archiva las querellas contra el Gobierno y se niegan a realizar auditorías externas, ¿por qué el Covid es la excepción que en España no puede compararse? Y sí, sí que se puede pedir responsabilidad penal y debería pedirse.

¿Acaso si un ciudadano comete una negligencia en su trabajo que termina con la muerte de una persona no tiene responsabilidad penal por lo ocurrido? Pues mientras se escriben estas líneas en España llevamos más de 70.000 muertos y ni siquiera han tenido la decencia de dimitir ni un sólo cargo público”una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”-.

 

¿Realmente los políticos velan por el interés y la seguridad de sus “representados”?

Para terminar este punto, si algo ha evidenciado el COVID19 es la falta de compromiso de la casta política española con la sociedad civil: han actuado tarde y mal priorizando intereses ideológicos a la seguridad de los ciudadanos; nos suben los impuestos mientras ellos se inventan comités que no existen para tener sobresueldos cuando no enchufan a amigos o se suben el sueldo directamente; en vez de ser sinceros y hablar claro en una pandemia, juegan a la desinformación y a la mentira; sus pugnas políticas confinan comunidades enteras con la restricción de derechos y libertades que eso conlleva; aumentan el número de asesores y enchufados mientras en el sector privado se extiende el paro; aumentan el endeudamiento nacional para seguir pagando propaganda e ideología en vez de hacer una reforma estructural del sistema público… cada vez es mayor la brecha entre los políticos y los ciudadanos, y cada vez nos parecemos más a una sociedad feudal que a un país democrático.

Acaso el ciudadano tiene algún mecanismo de control sobre los políticos? ¿De verdad somos los ciudadanos los que tenemos el poder?

Importantes episodios históricos surgieron como respuesta contra el abuso del poder y, muchos de ellos, posiblemente tuvieran menos motivos que los que vivimos hoy en día. Si hoy seguimos consintiendo este abuso político con total impunidad y responsabilidad es por las evidentes mejoras en nuestra calidad y esperanza de vida y, en igual o mayor medida, al entretenimiento que conforma nuestro zoo confortable y a la manipulación de masas a la que estamos expuestos. 

“El arduo trabajo físico, el cuidado de la casa y de los hijos, las discusiones triviales con los vecinos, las películas, el fútbol, la cerveza y, por encima de todo, el juego, colmaban el horizonte de su imaginación. Tenerlos controlados era relativamente fácil.” George Orwel, 1984, 81

 

Conclusión de nuestra crítica:

“Es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada” Mark Twain

 

La manipulación de masas es un fenómeno universal donde un grupo minoritario de personas buscan influir en los pensamientos y acciones de la gran mayoría.

Aunque se ha practicado en todas las épocas y en todas las civilizaciones, es desde el siglo XIX cuando se empieza a estudiar detenidamente y desde el siglo XX cuando se empieza a implementar de forma clara y deliberada, atendiendo a los múltiples estudios al respecto. Contrario a la percepción habitual de que la manipulación de masas tiene mayor influencia en estados totalitarios, es en las democracias (donde las medidas deben ser aceptadas por la opinión pública) donde la propaganda es más necesaria y activa

En el recién estrenado siglo XXI, internet y el desarrollo de la tecnología han cambiado nuestras vidas en muchos aspectos, especialmente en la comunicación y el conocimiento. De la misma forma que en occidente somos más libres que cualquier otro periodo histórico, también estamos más expuestos que nunca a la manipulación, la desinformación y al control de tiranos contemporáneos. 

Vivimos una época en la que no hay grandes batallas ni conquistas militares, pero esto no quiere decir que la guerra haya desaparecido o que los líderes empeñados en someter a las personas a su voluntad hayan dejado de existir; todo lo contrario. El único cambio en este sentido es que la nueva batalla se se trata de una guerra de ideas y la tecnología es uno de los medios más importantes donde se libra. 

Están emergiendo nuevas ideologías y corrientes totalitarias que, con la construcción discursiva de supuestas desigualdades históricas o aparentes actitudes buenistas, nos imponen una determinada forma de hablar, pensar y actuar. Haciendo uso de la presión mediática, políticos, periodistas, activistas de ONG´s y otros domadores de personas establecen un discurso único al que debes adherirte o serás señalado y estigmatizado socialmente. En términos legales, estamos viendo cómo el delito de odio cada vez es más frecuente en los países donde se ha establecido la corrección política, atentando contra la libertad de expresión y de cátedra. Este delito sirve como instrumento para perseguir a disidentes con opiniones propias en materias como la historia, el derecho, la biología, la medicina o en cualquier otra disciplina. 

Como buenos totalitarios, ellos son juez y verdugo. Ellos dictan qué es plausible y qué constituye un delito de odio. Las acciones y movimientos totalitarios se han transformado, pero no han desaparecido.

 

Con esta crítica esperamos haberte aportado mayor información sobre el fenómeno de la manipulación de masas, de la que a veces se escucha hablar, pero que poca gente sabe de qué trata y qué impacto tiene en nuestra vida. Buscamos fortalecer la actitud y el sentido crítico mediante el conocimiento, a fin de ser menos manipulables y estar menos expuestos a la demagogia. Vivimos en una época en la que Internet ha destruido barreras históricas como la falta de comunicación y la restricción al conocimiento y, lejos de forjar sociedades más avanzadas, cultas, libres y prósperas, el panorama actual se empieza a parecer más a distopías literarias como las de Orwel, Huxley, Bradbury, Zamiatin o Steven King.

 

“Llegará un momento en el que la gente no se rebele. No levantarán los ojos de las pantallas el tiempo suficiente como para darse cuenta de lo que está sucediendo.” George Orwel, 1984

 

Bibliografía:

Si te ha gustado nuestra crítica, te recomendamos leer las obras en las que nos hemos basado:

 

Andrés Irasuste, ”Revolución sexual, subversión cultural y Psiquiatría: El ascenso de Ganímedes” (2017)

 

Alejandro Llantada, “El libro negro de la persuasión. 23 leyes que mueven nuestras voluntades” (2018)

Web relacionada: https://www.persuasion.com.mx/

 

César Vidal, “Un mundo que cambia” (2020)

Web Oficial: https://cesarvidal.com/

Instagram: https://www.instagram.com/escesarvidal/?hl=es

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCscCgGtVBhO3O88q1MqVr0g

 

Pedro Baños, Así se domina el mundo (2017)

Web Oficial: https://geoestratego.com/

Entrevista sobre la obra: https://www.youtube.com/watch?v=T2nDJGmXNiA

 

Nicolás Márquez y Agustín Laje, “El libro negro de la nueva izquierda” (2016)

Entrevista sobre la obra: https://www.youtube.com/watch?v=_8smKlZ6crA

Instagram: https://www.instagram.com/nicolasmarqueznoriega/?hl=es / https://www.instagram.com/agustinlaje/?hl=es

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCPauQWO2Z-dTW0JffKSlGkg / https://www.youtube.com/channel/UCJKjzEoy91UYS-bZLc4CLCQ

Otras webs: https://fundacionlibre.org.ar/    https://prensarepublicana.com/

 

George Orwel, “1984” (1949)

Resumen del libro: https://www.youtube.com/watch?v=pMzwsbK1j1w

Película del libro: https://www.youtube.com/watch?v=2fadSpWlElw

 

Jano García, “La Gran Manipulación. Cómo la desinformación convirtió a España en el paraíso del coronavirus” (2020)

Entrevista sobre el libro en Periodista Digital: https://www.youtube.com/watch?v=C3upOE6txVQ

Instagram: https://www.instagram.com/ellibrepensador/?hl=es

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCb2TOOLwTwgAfJ7OeGyAwVw

Web: https://www.elliberal.com/

 

Europa Press – RDL aprobado a finales de septiembre sobre medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria: ç

https://www.europapress.es/sociedad/educacion-00468/noticia-congreso-aprueba-tramitar-proyecto-ley-real-decreto-suprime-horquillas-universitarias-20200520202024.html

 

Vozpópuli  Casi 700000 cuentas falsas inundaron Facebook durante el confinamiento:

https://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/cuentas-falsas-facebook-confinamiento-organizada_0_1392161065.html

 

Euronews – Obama justifica el espionaje de comunicaciones telefónicas y cibernéticas:

https://www.youtube.com/watch?v=aQJcGd2PmFA

 

Marketingdirecto – Seguimiento policial a manifestantes a través de publicaciones en redes sociales:

https://www.marketingdirecto.com/digital-general/social-media-marketing/doble-moral-redes-sociales-libertad-expresion-fuente-datos-policiales

 

El Mundo – “Comunismo por puntos: la nueva tecnología para medir el valor social de los ciudadanos”: https://www.elmundo.es/tecnologia/2018/10/31/5bd8c1bfe2704e526f8b4578.html

 

Tendencias – Las nanopartículas podrán controlar todos los rincones de nuestro cerebro:

https://tendencias21.levante-emv.com/las-nanoparticulas-podran-controlar-todos-los-rincones-de-nuestro-cerebro.html

Sobre el libro de Juan Carlos Monedero: https://www.izquierdadiario.es/La-izquierda-el-algoritmo-y-el-Estado-segun-Juan-Carlos-Monedero

 

Entrevista a Ivan Redondo en El País: https://elpais.com/elpais/2020/07/27/eps/1595849145_113048.html

La factura de la guerra cultural de Iván Redondo: https://www.vozpopuli.com/altavoz/cultura/guerra-cultural-ivan-redondo_0_1389461205.html

 

Pablo Iglesias: Antología de Antonio Gramsci: https://www.youtube.com/watch?v=hBVHywdWaSc&feature=emb_logo

 

Definición de Axel Kaiser sobre la corrección política: https://www.youtube.com/watch?v=QwJG8rzc_pc

Instagram: https://www.instagram.com/axelkaiserb/?hl=es

Youtube: https://www.youtube.com/user/axekaiserbarents

 

RAE – Resumen de la intervención del director de la RAE sobre la aplicación del lenguaje inclusivo en la Constitución Española:

https://www.rae.es/noticias/resumen-de-la-intervencion-del-director-de-la-rae-en-la-rueda-de-prensa-celebrada-el-dia-20

 

Periodista Digital – Suecia promueve un proyecto de ley para obligar a los hombres a orinar sentados:

https://www.periodistadigital.com/mundo/europa/20120708/suecia-quieren-ahora-hombres-orinen-sentados-pie-noticia-689400963170/

 

ABC – Intelectuales alemanes llaman a la cordura en el lenguaje de género:

https://www.abc.es/sociedad/abci-intelectuales-alemanes-llaman-cordura-lenguaje-genero-201903100227_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.es%2F

 

BBC – La Academia Sueca incorpora un nuevo artículo neutro para fomentar la igualdad de género en su diccionario:

https://www.bbc.com/mundo/ultimas_noticias/2015/04/150330_suecia_pronombre_neutro_sem_wbm

 

Diario Sur – Educación obliga a los profesores a hablar de ‘alumnos y alumnas’ o ‘niños y niñas’:

https://www.diariosur.es/malaga/201604/03/educacion-obliga-profesores-hablar-20160402211630.html?ref=https:%2F%2Fwww.diariosur.es%2Fmalaga%2F201604%2F03%2Feducacion-obliga-profesores-hablar-20160402211630.html

 

Libertad Digital – Un pueblo francés prohibe la palabra mademoiselle por presiones feministas:

https://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-01-12/prohiben-la-palabra-mademoiselle-en-un-pequeno-pueblo-de-francia-1276446673/

 

Openparliament – Sobre la legislación canadiense en identidad y expresión de género C-16: https://openparliament.ca/bills/42-1/C-16/

 

Razón y Palabra – Sobre la relación entre el lenguaje y el pensamiento:

http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n32/vmontoya.htm#:~:text=La%20teor%C3%ADa%20de%3A%20%22el%20pensamiento,primero%20pienso%2C%20luego%20existo%22.&text=La%20%22teor%C3%ADa%20simult%C3%A1nea%22%20define%20que,pensamiento%20est%C3%A1n%20ligados%20entre%20s%C3%AD.

El Imparcial – Salimos más fuertes el lema gubernamental que desata la ira en redes

https://www.elimparcial.es/noticia/213402/comunicacion/salimos-mas-fuertes-el-lema-gubernamental-que-desata-la-ira-en-redes.html

Irene Montero explica para qué sirve el Ministerio de Igualdad: https://www.youtube.com/watch?v=TdJcFj33_NY

Vozpopuli – https://www.vozpopuli.com/medios/rescate-Moncloa-mediatica-contribuyente-fiesta-television-prensa_0_1344465861.html

 

Agustín Laje muestra en vivo cómo es censurado por Twitter: https://www.youtube.com/watch?v=WvVyIVQwH1I

Agustín Laje explica su censura en Facebook: https://www.youtube.com/watch?v=iAE8Nf_UYQY

Instagram: https://www.instagram.com/agustinlaje/?hl=es

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCJKjzEoy91UYS-bZLc4CLCQ

 

Contra TV – Alvise Perez protesta contra Twitter y su censura: https://www.youtube.com/watch?v=78Q5YtEtzTo&t=5s

Instagram: https://www.instagram.com/alviseperez/?hl=es

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCSfIIfkIfkN6uRkxz7d48Lg

 

Entrevista a Yuri Bezmenov, antiguo espía de la KGB, donde explica la subversión ideológica: https://www.youtube.com/watch?v=OmsDN0i4tm8

 

Newtral – Equipo de dirección de Newtral: https://www.newtral.es/quienes-somos/

Maldita – Equipo de dirección de Maldito Bulo: https://maldita.es/quienes-somos/

La Sexta – Antonio Maestre: Usar el BOE sin piedad: https://www.lasexta.com/el-muro/antonio-maestre/usar-boe-piedad_202105046091b41531ce3b00016722a6.html

 

Material Recomendado: 

Sobre Edward Bernays:

Edward Bernays, el hombre que cambió el mundo:

https://www.youtube.com/watch?v=k_4B-12CFVI

El siglo del individualismo (documental largo de 4 partes, muy recomendable):

https://www.youtube.com/watch?v=b9MLzxRGgN8

El Mundo – El lío de la ministra de Trabajo para explicar lo que es un ERTE

https://www.youtube.com/watch?v=vcZZD-rFb4Y

Psicologia y mente –  Sobre la ingeniería social:

https://psicologiaymente.com/social/ingenieria-social-psicologia

Sobre la tecnología como vehículo de manipulación:

Vitalinnova- Marketing online basado en la personalidad

https://www.vitalinnova.com/marketing-online-basado-en-la-personalidad/

Marta Peirano en TEDxMadrid – ¿Por qué me vigilan si no soy nadie?

https://www.youtube.com/watch?v=NPE7i8wuupk

Wikipedia – Cambridge Analytica

https://es.wikipedia.org/wiki/Cambridge_Analytica

Hipertextual – Como Facebook vendió los datos de sus usuarios:

https://hipertextual.com/2019/04/facebook-vendio-datos-empresas-amigos-zuckerberg

El Mundo – Cómo el gobierno de Obama espía desde abril las llamadas de millones de ciudadanos:

https://www.elmundo.es/america/2013/06/06/estados_unidos/1370479415.html

 

Syti – Sobre Armas silenciosas para guerras tranquilas:

http://www.syti.net/ES/SilentWeapons.html

 

Syti – 10 estrategias de manipulación mediática – Sylvain Timsit

http://www.syti.net/ES/Manipulations.html

Psico Vlog: https://www.youtube.com/watch?v=J6mFT6Yvxy4

La Silla Rota – Entrevista con Cristina Martín Jiménez, autora de “La verdad de la pandemia”

https://www.youtube.com/watch?v=5_FbM5ipyOk

La Contra TV – Explicación de la Ventana de Overton:

https://www.youtube.com/watch?v=YWPd3Jo6E3w

Álvaro Bernad – Así nos intenta manipular el Gobierno

https://www.youtube.com/watch?v=uDfzWt8D-ic

Wilkipedia – Proyecto MK Ultra – Artículo de Wikipedia con abundante bibliografía: https://es.wikipedia.org/wiki/Proyecto_MK_Ultra

National Geographic sobre MK Ultra:  https://www.youtube.com/watch?v=NUW-frxo2X4

 

Sobre otras formas de educación

Jurgen Klaric: Un crimen llamado educación https://www.youtube.com/watch?v=7fERX0OXAIY

Película: La educación prohibida

https://www.youtube.com/watch?v=-1Y9OqSJKCc&t=26s

 

Voltairenet – Sobre la manipulación mediática:

Noam Chomsky: https://www.voltairenet.org/article145977.html

 

Medium – Sobre la propaganda política:

Harold Lasswell: https://medium.com/@elmexiqueno/harold-lasswell-la-teor%C3%ADa-de-la-propaganda-pol%C3%ADtica-traducida-al-espa%C3%B1ol-724bb6c72f23

 

Sobre la manipulación del lenguaje:

César Vidal: El uso perverso de la semántica y el lenguaje en política

https://www.youtube.com/watch?v=3OwFez2fHTg&t=323s

César Vidal: La manipulación del lenguaje como arma política

https://www.youtube.com/watch?v=FqjVc6BRuKU&t=4s

Fernando Díaz Villanueva: Lenguaje y política

https://www.youtube.com/watch?v=WfXC8zeEhRM

Infobae – ¿Qué es el Foro de Sao Paulo?

https://www.infobae.com/america/opinion/2020/07/28/a-30-anos-del-foro-de-sao-paulo-un-instrumento-para-la-consolidacion-de-verdaderas-dictaduras-socialistas-en-el-siglo-xxi/

RAE – Darío Villanueva: la corrección política como nueva forma de censura

https://www.rae.es/noticias/dario-villanueva-la-correccion-politica-es-una-nueva-forma-de-censura

Juan Ramon Rallo: Pablo Iglesias quiere secuestrar el concepto de democracia

https://www.youtube.com/watch?v=whEUvbx5Yac&t=2922s

Pablo Iglesias sobre el término de democracia, nacionalismos e izquierda y la tv:

https://www.youtube.com/watch?v=wtD6bX446AU

RAE – La RAE niega el uso del lenguaje inclusivo en la Constitución:

http://rae.es/noticias/resumen-de-la-intervencion-del-director-de-la-rae-en-la-rueda-de-prensa-celebrada-el-dia-20

Juan Manuel de Prada: Clase magistral sobre lenguaje “inclusivo”

https://www.youtube.com/watch?v=m9_4mbV_zd4

Jordan Peterson: debate con un profesor trans sobre los pronombres de género y la libertad de expresión.

https://www.youtube.com/watch?v=in8IealrU3c

 

Sergio Santillán Díaz | Axel Kaiser – Breve explicación del concepto “neoliberalismo”

https://www.youtube.com/watch?v=twPq4AgZh9M

Mises – Explicación desde un punto de vista económico de por qué el nazismo era socialismo:

https://mises.org/es/library/por-qu%C3%A9-el-nazismo-era-socialismo-y-por-qu%C3%A9-el-socialismo-es-totalitario

Econolibertad- Explicación de por qué el fascismo es socialismo

https://www.econolibertad.com/el-fascismo-es-socialismo-y-no-otra-cosa/

Falange autentica – Declaración de principios de Falange Auténtica (partido de izquierdas)

http://www.falange-autentica.es/quienes-somos/principios

Falange Auténtica por la instauración inmediata de un gobierno de izquierdas

http://www.falange-autentica.es/categorias/en-clave-de-fa/2071-por-la-inmediata-instauracion-de-un-gobierno-de-izquierdas

Juan Ramón Rallo – RTVE habla (mal) sobre el liberalismo

https://www.youtube.com/watch?v=_mnwgF2-OFk

 

Manipulación cultural:

Entrevista al antiguo espía de la KGB Yuri Bezmenov sobre la subversión ideológica:

https://www.youtube.com/watch?v=OmsDN0i4tm8&t=109s

Entrevista de Spanish Libertarian a Anabel Laurelli sobre el adoctrinamiento en las universidades argentinas:

https://www.youtube.com/watch?v=FPk940_08jU

C.Vidal: la P.A.I.D.O.F.I.L.I.A denunciada por Vanessa Springora:

https://www.youtube.com/watch?v=U9pghysr4jc

La prensa – Algunos olvidos de Foucault:

http://www.laprensa.com.ar/462677-Algunos-olvidos-sobre-Foucault.note.aspx

 

El uso de la censura:

Isabel Cuervo entrevista a Ryan Hartwig, censor de Facebook e Instagram donde explica el procedimiento (MUY RECOMENDABLE):

https://www.youtube.com/watch?v=gDkOzT2kUYs&t=31s

Jano García: ejemplo de censura en las redes sociales

https://www.youtube.com/watch?v=vfwadQhMnqE

Álvaro Bernard: Irene Montero “quien no piensa como yo, está fuera de la ley”

https://www.youtube.com/watch?v=Yo1fBFx1ap4

Libertad Digital – Expertos jurídicos: “El plan del Gobierno contra la ‘desinformación’ crea un Ministerio de la Verdad”

https://www.libertaddigital.com/espana/2020-11-05/plan-gobierno-desinformacion-crear-ministerio-comisario-politico-verdad-6678144/

Libertad Digital – recopilatorio de bulos del gobierno

https://www.libertaddigital.com/temas/bulos-del-gobierno/

Juan Ramón Rallo – Un sábado cualquiera en la Sexta Noche

https://www.youtube.com/watch?v=x2YZcQ6bOvw

Tolerancia y corrección política en plató de televisión. Bertrand Ndongo:

https://www.youtube.com/watch?v=IVlAqpCm77w

Jota DBS – Bombazo informativo y censura en Facebook, twitter y verificadores:

https://www.youtube.com/watch?v=QholbNDVUVA

Uotono – El apuro de Mark Zuckerberg al ser preguntado por la censura a los conservadores en Facebook

https://www.outono.net/elentir/2018/04/11/el-apuro-de-mark-zuckerberg-al-ser-preguntado-por-la-censura-a-los-conservadoresen-facebook/

 

Sobre la manipulación en España:

Cómo ve un cubano lo que está ocurriendo en España (COVID19):

OldHardcore: https://www.youtube.com/watch?v=VMXOJxyxKNc

Sobre el abuso de poder político a raíz del COVID-19

InfoVlogger: https://www.youtube.com/watch?v=fd-r_msIBqg

El Liberal – Antonio Escohotado: del gulag al zoo confortable

https://www.elliberal.com/del-gulag-al-zoo-confortable-por-antonio-escohotado/